Derecho Digital: abogados y peritos en el s. XXI

Derecho Digital: abogados y peritos del s. XXI

El Derecho Digital está suponiendo un gran desafío tanto para abogados, como para el resto de agentes jurídicos: jueces, fiscales y letrados de la Administración de Justicia. Desde Indalics Peritos Informáticos ayudamos a despachos de abogados de toda España en procedimientos judiciales con un fuerte componente digital, en cualquiera de los órdenes jurisdiccionales.

Índice de contenidos

¿Qué es el Derecho Digital?

El derecho digital es la rama del Derecho encargada de conocer la legislación y las regulaciones jurídicas que se han ido desarrollando como consecuencia de la amplia irrupción de la informática y las telecomunicaciones en la sociedad actual, al objeto de regular su buen uso.

El derecho digital es necesario para conocer, entender y aplicar correctamente las nuevas leyes y reglamentos, en constante reformulación y adaptación, en múltiples ocasiones introducidos de forma fragmentada y defectuosa. Los conocimientos en informática y telecomunicaciones de los abogados, así como del Derecho tradicional, les permitirán asesorar, ayudar y asistir a sus clientes en la defensa de sus intereses y derechos dentro de este nuevo ámbito digital

El Derecho digital se ha ido configurando como una especialización del Derecho, puesto que abarca diferentes ámbitos o campos de estudio, relacionados con diferentes usos de la informática y las telecomunicaciones, así como de las propias ramas del Derecho, como por ejemplo:

  • Protección de datos de carácter personal y privacidad
  • Derecho laboral en relación con el teletrabajo, la desconexión digital, el control empresarial, etc.
  • Ciberseguridad
  • Delitos informáticos
  • Protección de la propiedad intelectual de contenidos digitales
  • Blockchain (smart contracts, criptoactivos)
  • Gestión y protección de dominios web y aplicaciones
  • Transformación digital de organizaciones
  • E-commerce
  • Reputación corporativa online
  • Ciberespionaje
  • Compliance tecnológico

Así mismo, la informática forense y el peritaje informático también forman parte de este ámbito, requiriendo de la colaboración de un perito informático que lleve a cabo este tipo de tareas para esclarecer los hechos y reunir pruebas procesalmente válidas.


Abogados ante la Revolución Digital

Abogados ante la Revolución Digital

La mayoría de despachos de abogados están teniendo problemas para afrontar los cambios que la Revolución Digital está provocando en el ejercicio del Derecho y en el propio funcionamiento de la Administración de Justicia. La informatización exponencial de nuestra sociedad sitúa a los despachos de abogados ante el desafío que supone el derechodigital, derivado de una nueva frontera de la prueba, nuevos usos y costumbres de la ciudadanía, nuevos entornos laborales, infraestructuras informáticas y dispositivos electrónicos de gran complejidad, utilizados de forma masiva, y una normativa fragmentada, incompleta y en muchos casos inexistente.

Debido a la complejidad técnica que esto añade a procesos judiciales de toda índole, se hace indispensable contar con un despacho pericial informático de confianza que preste servicios periciales para su despacho de abogados, dando soporte a su bufete y complementando las habilidades en Derecho digital de sus letrados desde una perspectiva técnica.

¿Qué supone la irrupción de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana?

La generalización del acceso a Internet ha provocado cambios significativos en todos los ámbitos de nuestra vida: el acceso inmediato y constante, desde cualquier parte del mundo, a un ingente volumen de información ha cambiado nuestra manera de adquirir conocimientos y de comunicarnos, lo que coloca a los despachos de abogados ante el desafío del Derecho digital en toda su crudeza.

Uso generalizado del correo electrónico

Gracias al correo electrónico la comunicación entre personas se ha vuelto masiva e instantánea, salvando las distancias geográficas que tradicionalmente tenían que recorrer cartas y telegramas hasta hace no mucho tiempo. Se trata con diferencia de la herramienta más utilizada para comunicarse tanto entre personas como entre profesionales, empresas y Administraciones Públicas.

Derecho digital laboral

El mundo laboral se virtualiza

el Derecho Digital está teniendo amplio impacto en el ámbito laboral. Las empresas han trasladado su centro de negocio al mundo virtual a fin de dotar de mayor presencia y alcance a su negocio gracias a la posibilidad de dirigirse a un mayor número de posibles consumidores. No sin razón se ha llegado a decir que las empresas que no tengan presencia en internet perderán competitividad de forma drámatica, abocando en muchos casos a su desaparición. Por ello, los despachos de abogados que presten servicios a empresas deberán afrontar una complejidad técnica creciente y una nueva realidad laboral derivada de la digitalización, con consecuencias jurídicas hasta hace poco insospechadas para sus clientes.

El desafío de las redes sociales y la mensajería instantánea

La irrupción de redes sociales y de sistemas de mensajería instantánea como Whatsapp o Telegram supone todo un reto para los especialistas en Derecho Digital, debido a su masivo uso para relacionarnos entre sí. Las relaciones sociales se han informatizado, al igual que los conflictos que deberán prevenirse y afrontarse.

Baste señalar que Whatsapp ha superado ampliamente la barrera de los 1.000 millones de usuarios, y que a diario se remiten en el mundo más de 42.000 millones de mensajes y de 250 millones de vídeos.

Estas nuevas formas de comunicación han desplazado a las tradicionales en sectores donde estaban totalmente asentadas. Incluso se usan a la hora de realizar comunicaciones importantes o sensibles entre personas, empresas y gobiernos en detrimento del teléfono, fax, telégrafo, e incluso del propio correo electrónico.

Por otro lado, las redes sociales han configurado un auténtico mundo virtual en el que confluyen miles de personas que comparten intereses, ideas y proyectos, pero también insultos, odios, frustraciones y reproches, lo que supone toda una nueva variedad de conflictos potenciales que los despachos de abogados deberán afrontar. En pocos años han proliferado una infinidad de redes sociales dedicadas a distintos ámbitos, desde el intercambio general de información, como Facebook, hasta información corporativa y laboral, como Linkedin, e incluso a la búsqueda de pareja como BadooMeetic o eDarling.

Estas redes sociales, cada vez más utilizadas, han supuesto una cesión de información personal que tradicionalmente quedaba en la más estricta intimidad. Los datos publicados en estas redes sociales, ya sea información laboral, ya sea de meros gustos u opiniones, está suponiendo una suerte de control virtual ejercido por las empresas que las gestionan, y cuya utilización no está lo suficientemente regulada, ante lo que el Derecho Digital no puede ser ajeno.

Monitorización vs privacidad

Por otro lado, la monitorización constante de nuestra actividad en la red a través de diversos mecanismos, como las cookies, ofrecen una información muy valiosa a la hora de determinar los hábitos de consumo de una persona. Esta información tiene un considerable valor comercial, pues permite a las empresas dirigir una publicidad a medida del consumidor a partir de las búsquedas realizadas desde su navegador web.

Esto ha supuesto el surgimiento del llamado “big data”, o procesamiento masivo de datos procedentes de los datos de millones de usuarios, buscando el mayor grado de especialización en la prestación de servicios. Sin embargo, esta captación y gestión de la información no siempre se hace con arreglo a la legalidad vigente, por lo que los especialistas en Derecho Digital deberán estar preparados tanto para asesorar a sus clientes en esta materia como para ejercer acciones judiciales por violación de la privacidad e intimidad de sus clientes.

Derecho Digital ante la ciberdelincuencia

Derecho digital y ciberdelincuencia

Uno de los mayores retos para el Derecho Digital es la ciberdelincuencia. La masiva irrupción de elementos informáticos supone también una digitalización de la delincuencia que deberán afrontar los despachos de abogados. Esta ciberdelincuencia se ha convertido ya en un problema de primer orden mundial. Se estima que, sólo en España, el número de ciberdelitos supera ampliamente los 100.000 al año, ocasionando pérdidas mil millonarias. Otra alarmante estadística es que al menos dos de cada tres correos electrónicos que se remiten en el mundo, son Spam, y su único propósito es extorsionar a su receptor para obtener dinero o información.

Los avances en informática han abierto todo un abanico de posibilidades a los delincuentes. Algunas formas tradicionales de delincuencia, como por ejemplo la estafa, están encontrando nuevos vectores para poder defraudar a un colectivo ingente de víctimas a escala global. De igual manera, las injurias, amenazas o delitos contra la intimidad han encontrado nuevas formas delictivas gracias a la utilización masiva de las aplicaciones de mensajería o los dispositivos de grabación de los teléfonos móviles.

Por otro lado han surgido nuevas formas de delincuencia asociadas al uso de Internet, como los delitos de pornografía infantil, la difusión de contenidos que vulneran la propiedad intelectual e industrial, o el delito de captación y adoctrinamiento terrorista. El Derecho Digital debe encarar este tipo de situaciones, haciendo necesario que los despachos de abogados cuenten a su vez con despachos periciales informáticos que les aporten el conocimiento técnico del que, por su naturaleza, carecen.

El sistema judicial en la sociedad de la información

El sistema judicial en la sociedad de la información

Además de los problemas que arrastra el sistema judicial español, éste debe responder a los nuevos desafíos del Derecho Digital que plantea la actual Sociedad de la Información. Estos retos derivados de los avances informáticos provocan cambios sociales relacionados con la adquisición, gestión y difusión de información y afectan al conjunto de servicios profesionales que se prestan mediante equipos informáticos y a los propios sistemas informáticos proyectados e implantados de forma análoga a bienes inmuebles, por no mencionar los propios servicios públicos digitales.

Es imperativo que el sistema judicial español adquiera la suficiente agilidad y eficiencia para no ser arrollado por este Tsunami Digital, lo que supone no sólo un desafío para los despachos de abogados, el Derecho en sí, y los procesos de enjuiciamiento, sino para el funcionamiento de la propia Administración de Justicia y para todos los agentes implicados: jueces, personal auxiliar, abogados y peritos.

La sociedad se digitaliza

La llamada sociedad de la información se fundamenta en la microelectrónica, la informática (en su vertiente hardware y software) y en las telecomunicaciones, y está provocando cambios exponenciales en todos los ámbitos:

  • Relaciones sociales.
  • Ocio.
  • Educación.
  • Actividades económicas.
  • Participación política.
  • Nuevos bienes y formas de consumo.
  • Sanidad
  • Administración electrónica, incluidas nuevas formas de relacionarse con la Justicia.

Con todo ello, en el s. XXI es muy habitual que, ligados a cualquier hecho susceptible de ser enjuiciado estén informaciones electrónicas producidas por personas, empresas y/o Administraciones, como:

  • Correos electrónicos.
  • SMS.
  • Ficheros ofimáticos.
  • Historiales de navegación en Internet.
  • Logs de actividad en sistemas de información de todo tipo.
  • Páginas webs.
  • Discos duros y memorias USB.
  • Datos GPS.
  • Archivos de vídeo y/o audio.
  • Cerraduras electrónicas de vehículos, hoteles…

El Derecho Digital debe contemplar que los hechos controvertidos sucedan en entornos virtuales, siendo un completo desafío tanto para los despachos de abogados que representan a las partes como para los propios magistrados que deben valorar unas situaciones que en muchos casos no comprenden en su justa medida.

Amplio uso de dispositivos electrónicos por la ciudadanía

También hemos pasado de una época en que, como mucho, un usuario disponía de un ordenador personal, a otra en la que cada usuario dispone de múltiples dispositivos, como teléfonos inteligentes, tablets, relojes inteligentes, ordenadores portátiles… Con ello las fuentes de prueba se han multiplicado exponencialmente, en múltiples variantes. Esta circunstancia coloca a los especialistas en Derecho digital ante otro de los desafíos de nuestros tiempos.

Así mismo, hay que tener presente que hay muchos elementos que, si bien anteriormente se reflejaban en otro tipo de instrumentos, ahora se producen mediante instrumentos de naturaleza electrónica, como fotografías, vídeos o electrodomésticos. El llamado “Internet de las Cosas” está marcando una nueva tendencia al interconectar de forma electrónica todos los objetos de uso cotidiano, por lo que la digitalización de los medios tradicionales es imparable y será exponencial.

El Derecho Digital debe contemplar esta realidad. Sin embargo, los Gobiernos, y más concretamente el español, no están sabiendo adaptar el marco jurídico a estas nuevas realidades con la velocidad y precisión suficiente. Esta actitud provoca que los tribunales deban administrar justicia en entornos alegales y de gran inseguridad jurídica para los justiciables, añadiendo aún más complejidad a algo de por sí complejo.

La prueba de hechos en la sociedad de la información

La prueba de hechos y el Derecho Digital

La vida social ofrece numerosos supuestos en los que el propio hecho relevante para un proceso judicial ha tenido lugar con la presencia de un elemento registrado en un soporte electrónico o digital. De esta forma, las partes o el Estado tendrán interés en que la información electrónica o digital generada por ese hecho pueda ser incorporada al proceso para probar su existencia, con plenas garantías legales. Esto sitúa a los abogados especialistas en Derecho Digital ante importantes retos.

Pruebas digitales en procesos laborales

En los procesos laborales, serán relevantes para los despachos de abogados los mensajes de correo electrónico o de mensajería enviados o recibidos por el trabajador y que puedan resultar acreditativos de su conducta durante la jornada laboral, o para acreditar la sustracción de datos, o el acceso irregular a información empresarial reservada. También puede ser de interés el registro de dispositivos informáticos para la acreditación de conductas fraudulentas, tales como competencia desleal, sustracción de información, daños o sabotajes informáticos. Incluso el historial de entrada en páginas web ajenas al objeto del trabajo durante la jornada laboral o la prueba de la utilización para usos particulares de aquellos instrumentos digitales o multimedia proporcionados por la empresa como elemento de trabajo.

Abogados en procesos civiles con sistemas informáticos

En los procesos civiles, podrá tener interés para los letrados acreditar las conversaciones mediante mail o mensajería instantánea que puedan contribuir a probar los acuerdos y el cumplimiento de los convenios entre las partes, o bien de los contenidos ilícitos en Internet, como violaciones de la propiedad industrial e intelectual. Las partes pueden aportar facturas electrónicas como prueba de la entrega de bienes o la prestación de servicios en el seno de la contratación. También pueden presentar la copia de seguridad de una web o de un sistema informático que tenga taras o defectos, al objeto de acreditar vulneraciones contractuales o manipulación de la facturación y contabilidad, siendo preceptiva una auditoría informática.

Procesos mercantiles y tasaciones informáticas

En los procesos mercantiles, será de interés para los especialistas en Derecho Digital, e incluso para los administradores concursales, el valor económico de una determinada infraestructura informática, ya sea software o hardware. Acreditar debidamente este extremo resulta fundamental, por ejemplo, para el proceso de liquidación de una empresa, así como para determinar el valor concreto de una infraestructura TIC como parte de los activos de una compañía. También resulta fundamental en casos de vulneración de propiedad intelectual por pirateo de software.

Divorcios y violencia de género digital

En los procedimientos de divorcio, puede interesar a una de las partes la incorporación al proceso de los mensajes intercambiados por los cónyuges a través de Whatsapp o mediante correo electrónico. En procedimientos tramitados por juzgados de violencia de género, los mensajes de correo electrónico o de Whatsapp pueden servir para acreditar la existencia de expresiones amenazantes o injuriosas, o incluso para demostrar la concurrencia de una situación de riesgo habilitadora de una orden de protección de la víctima.

Muchos despachos de abogados cometen el error tanto de aportarlos impresos en papel como de no impugnarlos de contrario por la enorme sencillez con la que puede fabricarse dichos elementos de forma ficticia. La facilidad con la que se pueden aportar pruebas falsas es una realidad que el Derecho Digital no puede soslayar.

El Derecho Digital ante el desafío de los ciberdelitos

La prueba electrónica es esencial en los procesos por ciberdelitos como cracking, pishing, hacking, ciberbullying, ciberterrorismo o exaltación en internet del terrorismo y delitos de odio. Además son cada vez más frecuentes las pruebas electrónicas en la investigación de todo tipo de infracciones penales, como el tráfico de drogas y otros cometidos por crimen organizado, o los delitos económicos y financieros, pudiendo estar también presentes en la totalidad del Código Penal.

Estos son solamente algunos ejemplos rápidos de prueba digital que aparecen en los distintos procedimientos, pero las posibilidades son mucho mayores, afectando potencialmente a todos los sectores de la vida social y económica. Por ello, todo especialista en Derecho Digital deberá ser capaz de gestionar pruebas electrónicas a aportar en una causa, así como para impugnar o establecer dudas respecto de las que aporte la parte contraria con el fin de desvirtuarlas.

El Derecho Digital ante Internet como fuente de prueba

El Derecho Digital ante Internet como fuente de prueba

Internet está compuesto por un conjunto de redes de comunicaciones que se encuentran interconectadas de forma descentralizada y que permite a sus usuarios intercambiar información a escala mundial.

La Red de Redes favorece de forma considerable el intercambio de bienes y servicios, y por tanto la propia actividad económica, favoreciendo enormemente el intercambio de mensajes e informaciones, pero también incrementa la capacidad lesiva contra los bienes jurídicos defendidos por el ordenamiento. Internet está revolucionando las estructuras tradicionales del mercado al aportar una infraestructura común mundial para la prestación de una amplia gama de servicios. Éstos, a su vez, introducen nuevas posibilidades para los usuarios, pero también nuevos riesgos para sus datos personales y su intimidad, así como para los bienes de su propiedad.

Gran parte de la información electrónica generada por una persona, empresa o entidad tiene lugar a través de internet, y en ella suceden muchos hechos que pueden resultar relevantes para un proceso judicial, por lo que constituye una fuente de prueba comúnmente utilizada en nuestros días. Sin embargo, hay que tener muy presente que la información o datos existentes en internet han de ser aportados e incorporados al proceso judicial mediante alguno de los medios de prueba previstos legalmente.

La evolución de la sociedad coloca al Derecho Digital ante el desafío de internet, que evoluciona a una velocidad mayor de la que se están pudiendo adaptar hasta el momento. Un ejemplo reciente lo constituyen los buscadores de internet que incorporan Inteligencia Artificial.


El tándem entre abogado digital y perito informático

Tándem entre abogado digital y perito informático

En el caso de procedimientos judiciales de especial complejidad técnica, el tándem entre abogado digital y perito informático resulta fundamental. Al abordar este tipo de procesos, los especialistas en Derecho Digital deben proceder con precaución. Hay muchas consideraciones que deben tenerse en cuenta. Si bien el letrado es siempre crucial, este puede usar al perito informático como una herramienta de gran valor en el juicio, que asegure el éxito en el procedimiento para sus clientes o limite al máximo los posibles perjuicios

¿Por qué es importante la relación entre abogado digital y perito informático?

Con el transcurso de los años, los peritos informáticos se están volviendo fundamentales en el desarrollo de los juicios, ya que estos son cada vez más técnicos y complejos debido a la creciente presencia de pruebas digitales. Por ello es cada vez más habitual que se requiera del apoyo de un experto que analice los pormenores del caso e ilustre a los jueces desde la perspectiva técnica.

En este contexto, también los especialistas en Derecho Digital deben conocer todos los aspectos complejos del caso. Por ello, es clave que la relación que se establece entre abogado digital y perito informático sea sólida, aportando éste un conocimiento técnico profundo sobre la casuística concreta del caso, que permita trazar la mejor estrategia posible.

Claves de la relación entre abogado y perito

Claves de la relación entre abogado y perito

La relación entre peritos informáticos y abogados digitales puede crear dinámicas exitosas para sacar el máximo provecho tanto de su testimonio, como del informe pericial informático. Hay varias claves para que se cree una comunión perfecta entre peritos y abogados, lo que se puede traducir en ganar el juicio:

Preparación adecuada y común del caso

El letrado especialista en Derecho Digital hará un trabajo de una calidad proporcional al tiempo dedicado, por lo que es importante que éste disponga de todo el que precise para poder estudiar el caso debidamente, trazar una correcta estrategia y elaborar los escritos pertinentes. No disponer del asesoramiento experto de un perito informático, puede suponer iniciar el proceso de redacción de la demanda o querella bajo unas premisas erróneas y poco precisas, por lo que es importante que el abogado pueda reunirse con el perito e intercambiar impresiones en un clima de confianza mutua.

Confianza mutua entre ambos profesionales

El abogado no debe condicionar las conclusiones del perito sobre su trabajo, dado que es el entendido en la materia. No obstante, también debe quedar claro si es posible darle un enfoque que pueda ayudar a interpretar los hechos técnicos del caso en un determinado sentido. Así mismo, el letrado debe permitir que el perito le ilustre sobre los aspectos técnicos del caso con total objetividad e imparcializad, por lo que la confianza debe ser recíproca.

Por otro lado, el perito debe confiar en el experto en Derecho Digital, que le guiará sobre los aspectos legales y de cuya estrategia y planteamiento dependerá el devenir del caso. Un perito informático, por sí mismo, jamás gana un proceso judicial. Además, deben preparar conjuntamente los interrogatorios y contrainterrogatorios, y la manera de actuar para ser más efectivos durante la vista oral.


Peritaciones informáticas para procesos judiciales

Peritajes informáticos y Derecho Digital

El peritaje informático constituye la labor central de todo perito informático con el objetivo de aportar pruebas digitales a los procesos judiciales con las garantías exigibles por el Derecho Digital. Estas pruebas periciales son cada vez más determinantes para el resultado final de multitud de procesos judiciales en todos los órdenes jurisdiccionales.

La digitalización creciente de nuestra sociedad ha hecho aparecer nuevas modalidades de delitos que se sirven de las nuevas tecnologías. Así mismo, los delitos más tradicionales se están digitalizando con rapidez para valerse de esta nueva realidad en la comisión de ilícitos de todo tipo. Todo este fenómeno está suponiendo un gran desafío para el Derecho y los tribunales de justicia, por lo que resulta fundamental el concurso de un perito informático ampliamente formado que pueda explicar esta casuística a juristas que desconocen por completo la materia.


Peritos informáticos especializados en prueba digital

Peritos informáticos especialistas en prueba digital

Los profesionales de Indalics Peritos Informáticos están especializados en la preservación y análisis de pruebas digitales, ayudando a los especialistas en Derecho Digital a sustentar sus procedimientos. La casuística particular de estos elementos de prueba y la forma errónea de tratarlos están generando una gran inseguridad jurídica. Por este motivo resulta fundamental contar con peritos informáticos especializados a la hora de fundamentar correctamente y con garantías un proceso judicial.

Algunos de los elementos de prueba digital que analizamos más habitualmente:

Páginas web


Infórmese sobre los servicios de nuestros peritos informáticos

Nuestros peritos informáticos profesionales estarán encantados de informarle sobre los servicios periciales en el ámbito del Derecho Digital que le ofrecemos. Estaremos encantados de escuchar su problemática y de ayudarle a resolver cualquier duda o pregunta, en horario de 09:00h a 14:00h y de 17:00h a 20:00h, de lunes a viernes.

Si lo prefiere, solicite cita previa y le recibiremos en nuestras instalaciones situadas en Jardín del Mar (zona Almadrabillas), más concretamente en la C/ Montellano nº 3, 1-D, intersección con C/ Abogado de Oficio (Almería).

Sus datos personales serán tratados de acuerdo con lo establecido en el aviso legal de la compañía y en la legislación vigente en materia de tratamiento de datos de carácter personal. Toda la información que nos remita quedará amparada bajo el más estricto secreto profesional.

Indalics Peritos Informáticos provincia de Almería
Indalics calle Montellano

Otra información de interés:

Scroll al inicio