Guerra empresarial por nuestros datos personales


Guerra empresarial por nuestros datos personales

Nueva guerra entre las telecos y las empresas de contenidos digitales a cuenta de los datos personales de los clientes y su uso comercial.

Guerra empresarial por nuestros datos personales

El origen del conflicto entre telecos y empresas de contenidos digitales

Es menester poner en antecedentes al lector de este conflicto, largo y durante mucho tiempo soterrado.

En un principio las operadoras quisieron que las empresas de contenidos les pagaran por el uso de sus redes de datos. Si nos atenemos al argumento de que utilizan la red sin trasladar beneficio directo a las operadoras sería lícito pensar que existe un desnivel en el equilibrio empresarial. Sin embargo son las empresas de contenidos digitales las que aportan valor: si se contratan líneas de datos es gracias a que existen los servicios ajenos a las operadoras, como whatsapp, Facebook o Twitter. Finalmente las operadoras no consiguieron salirse con las suya.

El siguiente episodio de esta guerra que nada tiene que ver con la protección de datos de los clientes fue el alumbramiento de la nueva normativa europea de neutralidad de la red, en la que se persiguió de nuevo desde las operadoras el pago por uso de las redes de datos a las empresas de contenidos.

Telefónica pretende lanzar una app que administre lo que compartimos en Internet

Aparentemente ésta sería una muy buena noticia para los usuarios: contar con una app que nos permita la protección de datos personales y el cobro a las compañías de contenidos por el uso de dicha información. Con ello WhatsApp, Google, Facebook y compañía tendrían que pagar a los usuarios por los datos que utilicen a través de las redes de Telefónica. ¿Les suena? Nuevamente las operadoras pretenden que las compañías de contenidos tengan que pagar por el uso de la red de datos, esta vez de forma indirecta.

La información asociada es muy valiosa para los servicios de Internet, por lo que la intención de Telefónica es que sea el usuario sea quien la controle. Pero hay un gran pero que a nadie se le escapa: la propia Telefónica registrará todos esos datos, algo que no redunda precisamente en la privacidad y en la protección de datos personales, ya que Telefónica sí que dispondrá de toda esa información y, además, de forma gratuita.

Quien controla los datos personales controla el comercio online

Querido lector, por mucho que quieran convencernos, nuestros datos personales se filtran continuamente a Internet y se comercia con ellos. Las normas actuales de protección de datos personales son absolutamente ineficaces dado que no hay un control real de su cumplimiento.

La prueba palpable es esta guerra empresarial por nuestros datos: están ahí, y su uso en marketing digital es fundamental para comercializar productos y servicios a través de Internet.

El problema de fondo: la falta de regulación

WhatsApp o Telegram ofrecen servicios similares a los que posee cualquier teleoperadora (mensajes, llamadas…), por lo que, según múltiples voces, deberían atenerse a las mismas reglas. Sobre todo teniendo en cuenta que la mayor parte de las aplicaciones utiliza el número de teléfono para registrarse, algo que las equipararía al SMS. Sin embargo, estos servicios se consideran servicios de sociedad de la información y no estrictamente de telecomunicaciones, por lo que tienen una legislación aparte, mucho más laxa.

Es una simple cuestión de tiempo que el marco regulador abarque también a las compañías de contenidos, pero es precisamente el tiempo el que juega a su favor.

Las compañías de contenidos fagocitarán a las operadoras

Llegados a un marco regulador común, las compañías de contenidos comenzarán una carrera por adquirir operadoras de telefonía. Pueden, y lo harán, ya que les resulta más barato que empezar desde 0. En este sentido Google ya experimenta a baja escala con crear una red propia de telefonía, con que imaginen.

La clave de por qué sostengo esto está en que las compañías de contenidos son las que realmente aportan valor, las que están consiguiendo enormes plusvalías y las que engordan sus cotizaciones bursátiles. La capitalización bursátil de Telefónica es actualmente de 48.360 millones de euros, siendo la mayor operadora AT&T con una capitalización de 214.310 millones de euros. Por contra la capitalización bursátil de Google asciende a 546.000 millones de dólares, Apple 535.000 millones, y Facebook 308.000 millones. Además la tendencia es de crecimiento, frente a las constantes caídas de las operadoras.

¡Las espadas están en alto!

¿Qué te ha parecido la información?
Comparte esto:

mm

Acerca de Pedro De La Torre

Soy perito informático judicial colegiado, legalmente habilitado para actuar ante los tribunales de Justicia, conferenciante y ponente habitual en jornadas sobre peritaje informático, ciberseguridad y tecnologías de la información. Consultor especializado en estrategia digital y seguridad de la información.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 5 =