Software libre frente a software propietario


Software libre frente a software propietario

Debido al constante enfrentamiento y oposición de una gran cantidad de personas respecto a que se compre software propietario en lugar de software libre, hoy tratare de mostrarles en esta sección de consultoría informática lo absurdo que es enfrentar ambos modelos.

Consultoría informática: Software libre frente a software propietario

Qué diferencia al software libre y software propietario

Primero empecemos viendo qué diferencias hay entre los dos:

  • Software propietario: Es aquel sujeto a restricciones de uso, modificación o redistribucción.
  • Software libre: Es aquel que no está sujeto a restricciones de uso, modificación ni redistribución.

Normalmente se presentan ambas opciones como un conflicto dicotómico. En la filosofía del proyecto GNU consideran inmoral la instalación de software propietario. Richard Stallman, su fundador, argumenta que se presenta un dilema ético en el momento que un amigo nos lo pide: o somos buenos clientes y malos amigos por no compartir o soy un buen amigo y un mal cliente, llegando incluso a ser un delincuente.

Un poco de historia

En la era pre-Internet esta dicotomía tenía mucho sentido. Al cliente se le vendía una herramienta, normalmente a un elevado precio, con unas características y funcionalidad totalmente cerradas. En muchos casos, el comprador ni siquiera conoce exactamente las características técnicas de lo que compra debido a la escasísima regulación sobre este tipo de productos y servicios: no es obligatorio ni siquiera la entrega de un pliego técnico o manual de uso. El cliente pensaba: “si compro un coche, conozco sus características técnicas perfectamente y puedo modificar ciertas partes del vehículo en función de mi gusto y necesidad. ¿Por qué no puedo hacer lo mismo con una herramienta informática?”. Ante la imposibilidad de adaptación y a la toma del cliente como rehén, debido a la negativa de los fabricantes a realizar modificaciones a precios razonables, el software libre apareció como respuesta natural al problema.

¿Y los usuarios del software?

Ahora bien, les puedo asegurar que a un 90% de los clientes finales de software de gestión, el que mayor volumen de negocio genera, les importa un comino si el software que están adquiriendo es libre o propietario de la misma manera que no les importa la técnica utilizada para pintar la fachada de una casa. La gran mayoría no tienen ninguna intención de complicarse la vida elaborando desarrollos propios a partir del software adquirido. Es más, el software en muchos casos, y sobre todo a partir del aumento de usuarios de Internet, ya no se percibe como un producto por el usuario, sino como un servicio. En definitiva, el usuario busca cubrir una necesidad básica con la menor complicación técnica posible.

Así mismo, quiero destacar que hay mucha picaresca alrededor del software libre. Existen numerosísimos casos de sujetos que venden este tipo de software, que ni siquiera han desarrollado ellos, cuando lo justo es que, de haber algún beneficio de su venta, ese debería ir a parar a su creador o ser totalmente gratuito.

Modelos de negocio

Así pues, ¿qué futuro nos espera? Preveo 2 modelos de negocio principales:

  •  El software como servicio, normalmente con funcionamiento en la nube. En este modelo es totalmente irrelevante si el software es propietario o libre debido a lo siguiente:
  1. El software funciona en todo o en parte en una computarora ajena al cliente, por lo que no necesita su propiedad.
  2. El cliente paga por el uso, no por la propiedad. Paga por un servicio, no por un producto.
  3. En ningún momento resulta necesario el acceso al código por parte del cliente. Todas las modificaciones corren a cargo del prestador del servicio para garantizar dicha prestación.
  4. Ya no se da el dilema ético argumentado por Richard Stallman: no hay nada que prestar a un amigo.
  5. El software ya no es un fin en sí mismo, sino un medio para implementar el modelo de prestación del servicio.
  • El software como herramienta. Este sería el modelo tradicional donde surgió el conflicto si bien ya no es el escenario principal sino marginal respecto al software como servicio. En este segmento quedaría principalmente el software a medida para solventar unas necesidades muy específicas y particulares. En este caso hay una serie de principios que quiero dejar absolutamente claros:
  1. En este modelo el cliente debe poder modificar libremente la herramienta dentro de unos parámetros indicados por el fabricante o por la autoridad competente. El caso es análogo a los vehículos a motor: se puede “tunear” ciertas partes del vehículo, pero con restricciones. Dichos cambios debe poder hacerlos el propio fabricante o un tercero debidamente autorizado.
  2. En este modelo el cliente se convierte en propietario de la herramienta a todos los efectos, por lo que remunera al fabricante. El caso es análogo a la compra de un coche o una vivienda. Siendo él el propietario, debe poder prestar la herramienta o venderla a un tercero en las condiciones que estime la autoridad competente.

Los conflictos surgen a causa de la falta de regulación tanto en las características técnicas de los productos software y sus condiciones de venta como en la prestación de servicios a terceros. Ni siquiera hay una normativa para el etiquetado de productos software o la documentación que se debe entregar a un comprador. ¿Se imagina que compre un coche y no le entreguen manual de instrucciones, ni su ficha técnica, ni nada de nada?

Los usuarios piden seguridad, calidad, fiabilidad y adaptación a sus necesidades. ¿Cuántos de sus clientes le preguntan en qué lenguaje de programación está fabricado el software que le vende? Seguro que muy pocos.

¿Sigue anclado en la dicotomía entre software libre y propietario? ¿Es lo que quieren sus clientes?

¿Qué te ha parecido la información?
Comparte esto:

mm

Acerca de Pedro De La Torre

Soy perito informático judicial colegiado, legalmente habilitado para actuar ante los tribunales de Justicia, conferenciante y ponente habitual en jornadas sobre peritaje informático, ciberseguridad y tecnologías de la información. Consultor especializado en estrategia digital y seguridad de la información.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − seis =