Inseguridad jurídica en los proyectos software


Inseguridad jurídica en los proyectos software

Hoy voy a comentarles las circunstancias que están haciendo aumentar la inseguridad jurídica entorno a los proyectos software de ingeniería informática y que tanto pueden afectar a la estrategia digital

consultoria informatica inseguridad jurídica en los proyectos software

La situación

Según el Ministerio de Economía y Competitividad, alrededor de un 40% de los proyectos para los que se solicita informe motivado vinculante en la calificación por I+D+i, están relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones, la mayoría en el ámbito del software. En este contexto hay señalar que la Ley 27/2014, del Impuesto sobre Sociedades, amplía la definición de I+D en el ámbito del software: “También se considerará investigación y desarrollo la creación, combinación y configuración de software avanzado, mediante nuevos teoremas y algoritmos o sistemas operativos, lenguajes, interfaces y aplicaciones destinados a la elaboración de productos, procesos o servicios nuevos o mejorados sustancialmente”.

Esta ampliación viene a paliar el perjuicio que sufría el sector TIC en España, que encontraba muchísimas dificultades a la hora de defender la calificación de un proyecto como I+D debido a la inseguridad jurídica reinante, ya que un redactado restrictivo de la anterior ley encasillaba muchos proyectos de software en el ámbito de la innovación tecnológica, aún contando con un grado de novedad relevante. Sin embargo, genera casi más interrogantes de los que despeja y condiciona, y mucho, la financiación de los proyectos y las deducciones de los importes del Impuesto de Sociedades correspondiente a la entidad o empresa.

Los nuevos interrogantes

El nuevo redactado incluye novedades que abren la puerta a interpretaciones y dudas de gran calado, generando una gran inseguridad jurídica:

  • ¿Dónde se encuentra la frontera entre I+D e ingeniería informática en los proyectos de software?
  • ¿Qué grado de novedad deben tener tales proyectos para poder considerarse como I+D?
  • ¿Cómo se evalúa ese grado de novedad y el estado de la técnica si en España están prohibidas las patentes software?
  • ¿Cómo se determina que un algoritmo o teorema es nuevo?
  • ¿Qué se entiende por software avanzado?
  • ¿La creación de cualquier nueva aplicación tiene cabida?

A esto hay que añadir que no hay normas de obligado cumplimiento que rijan los proyectos software de la misma manera que un proyecto de arquitectura o de ingeniería industrial, lo que añade un enorme grado de heterogeneidad que dificulta aún más la evaluación de los proyectos.

Definición de I+D

A continuación les aporto mi definición de Investigación y Desarrollo, pudiendo definirse como “el conjunto de actividades metódicas y sistemáticas sobre una base de métodos científicos susceptibles de generar nuevos conocimientos científicos y técnicos o procesos aplicados (innovación)”. Hecho de menos una definición legal única y clara sobre qué es el I+D, común a todo el arco jurídico y no las definiciones parciales presentes en las distintas normas que sirven para financiar la investigación.

Cuándo hay I+D en el ámbito del software

El mero hecho de desarrollar un producto software no implica un proceso de I+D, en todo caso de Innovación, siempre y cuando aporte una solución nueva a una problemática determinada, lo que tampoco significa que todo el software sea innovador.

Así pues, ¿cuándo habría I+D en el ámbito del software? Con la definición anterior en la mano, habría I+D dentro de un proyecto software si se justifican en el proyecto los métodos y procesos científicos aplicados así como los nuevos conocimientos científicos y técnicos generados. La dificultad estriba precisamente en justificar de forma indubitada esos métodos de partida y el carácter novedoso de sus resultados.

Un poco de luz: proyectos software con visado colegial

A fin de disminuir la heterogeneidad que se presenta por la inseguridad jurídica originada en la falta de normas que fundamenten el contenido y estructura de un proyecto software, existe el visado colegial para proyectos de ingeniería técnica en informática y la dirección técnica de los mismos.

El visado colegial certifica el cumplimiento de las normas de aplicación al proyecto software sometido a escrutinio. Además aporta:

  • Reconocimiento del autor de los trabajos y de su habilitación técnica.
  • Constituye un documento básico para fundamentar la propiedad intelectual de los trabajos.
  • La existencia de una entidad de derecho público que vela por el cumplimiento legal y técnico además de actuar como tercero de confianza mediante la custodia documental.
  • Que son formalmente correctos y siguen una estructura común de obligado cumplimiento.

Así mismo, el visado no es un simple proceso administrativo. Para su obtención, otro ingeniero elabora un dictamen técnico sobre la corrección formal y el cumplimiento de los requisitos legales que debe cumplir el proyecto de software.

Los proyectos de ingeniería informática

Un proyecto de ingeniería informática susceptible de recibir el visado colegial se compone de:

  • Memoria:Es el documento que constituye la columna vertebral  del proyecto, siendo el apartado descriptivo y explicativo del mismo. En él se expone cual es el objeto del proyecto, a quien se destina o dónde se instalará. Se indican los antecedentes, especificaciones y estudios previos, las hipótesis de las que se parte y la selección de estas, así como las conclusiones y resultados definitivos. También incluye los procesos de transporte, montaje y puesta en marcha así como la identificación y firma del ingeniero proyectista. La Memoria deberá ser claramente comprensible, no sólo por profesionales especialistas sino por terceros y, muy especialmente, por el cliente.
  • Anexos:Incluye todos los documentos que desarrollan, justifican o aclaran apartados específicos de la memoria u otros documentos básicos del proyecto.
  • Planos:Tienen como misión, junto con la memoria, definir de forma unívoca el objeto del proyecto, y son esenciales para su materialización.
  • Pliego de condiciones:Tiene como misión establecer las condiciones técnicas, económicas, administrativas y legales para que el objeto del proyecto pueda materializarse en las condiciones especificadas, evitando posibles interpretaciones diferentes de las deseadas.
  • Estado de mediciones:Tiene como misión definir y determinar las unidades de cada partida o unidad de obra que configuran la totalidad del producto, obra, instalación, servicio o software objeto del proyecto.
  • Presupuesto:Tiene como misión determinar el coste económico de materializar el objeto del proyecto. Se basará en el estado de mediciones y seguirá su misma ordenación.
  • Estudios con entidad propia:Tienen como misión incluir los documentos requeridos por exigencias legales.

Despejando interrogantes

Visto lo anterior, podemos despejar algunos interrogantes:

Frontera entre I+D e ingeniería informática

En la Memoria del proyecto se deberá indicar claramente los estudios previos de los que parte el proyecto software, reproduciéndolos en su totalidad en el Anexo, así como los nuevos conocimientos generados, cuya memoria justificativa deberá incluirse también en el Anexo del proyecto.

Grado de novedad del proyecto para considerarlo I+D

Los colegios profesionales de informática pueden examinar los proyectos visados anteriormente y certificar el grado de novedad respecto de otros trabajos anteriormente visados. Con ello se pueden examinar si los procesos y teoremas del proyecto han sido realizados con anterioridad por otro ingeniero que visara su trabajo.

Definir software avanzado

No todo el software podría denominarse “avanzado”. A tenor de la clasificación de trabajos objeto de visado que podemos encontrar en el Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía, podríamos considerar como software “avanzado” a los de la categoría “sistemas de información”, que son aquellos proyectos en los que intervienen elementos hardware, software y/o redes de datos. Una vez más cabe poner de manifiesto la gran diferencia entre la definición legal de “software” respecto de lo existente a nivel profesional, así como la disparidad de definiciones de “software” según qué leyes (Sociedades, propiedad intelectual, etc…)

El gran problema: vacío legal alrededor de los proyectos de ingeniería informática.

No me gustaría terminar esta breve exposición, querido lector sin invitarle a reflexionar sobre la raíz del problema: la inexistencia de normativa alrededor de los proyectos de ingeniería informática, y especialmente los de software, núcleo de la inseguridad jurídica existente.

El software es una nueva tipología de infraestructura que no está en absoluto reglada, con lo que algo así conlleva: fallos de diseño, incumplimientos contractuales, nula supervisión de la ejecución de obra y una larga lista de anomalías.

Si los proyectos de arquitectura, ingeniería industrial, ingeniería de caminos, minas, etc, tienen normativa específica que reglan dichos proyectos, ¿por qué no existe para el software? Con ello, estamos abriendo la puerta a graves fallos que serán aprovechados por ciberdelincuentes y ciberterroristas, con efectos insospechados, pero no por ello menos peligrosos o dañinos.

Publicación realizada bajo licencia Creative Commons

¿Qué te ha parecido la información?
Comparte esto:

mm

Acerca de Pedro De La Torre

Soy perito informático judicial colegiado, legalmente habilitado para actuar ante los tribunales de Justicia, conferenciante y ponente habitual en jornadas sobre peritaje informático, ciberseguridad y tecnologías de la información. Consultor especializado en estrategia digital y seguridad de la información.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =