Características de un mal jefe


Características de un mal jefe

Hoy les hablaré sobre las características de un mal jefe y lo pernicioso que puede ser para la productividad e incluso para la supervivencia de una empresa.

consultoría informática características de un mal jefe

Diversos estudios consideran que un buen líder debe ser abierto y accesible y debe comprender las virtudes y debilidades de los miembros del equipo. Además, debe entender las dificultades de los trabajadores fuera del trabajo, aunque no forme parte de la responsabilidad jurídica del empresario, porque ello contribuirá a que estén centrados en sus tareas.

Estas son someramente las características de todo mal jefe:

Cargas de trabajo excesivas

A la escasa productividad de trabajar agotado se suma que “las bajas tienden a ser más prolongadas que las derivadas de otras causas”. La Comisión advierte de que una cosa es un desafío y otra trabajar sin medios para cumplirlo.

Mandar por mandar y puestos de trabajo injustificados

Un buen jefe no es el que da más órdenes, sino el que da las correctas. “Cuando hay entusiasmo, convicción, orden, organización, recursos, compromiso de los soldados, tienes la fuerza del ímpetu, y el tímido es valeroso. Así es posible asignar a los soldados por sus capacidades, habilidades y encomendarle deberes y responsabilidades adecuadas. El valiente puede luchar, el cuidadoso puede hacer de centinela, y el inteligente puede estudiar, analizar y comunicar. Cada cual es útil”, señala Sun Tzu en El Arte de la Guerra.

No escuchar en las decisiones que afectan al trabajador

La comunicación debe ser franca y bidireccional para que los trabajadores estén al corriente de los cambios organizativos y comprendan exactamente qué se espera de ellos. Además, escucharles sirve para adaptar mejor sus habilidades y vida fuera del trabajo a la organización de la empresa. Así, las tareas monótonas se reducen al mínimo o se comparten y se anima a los trabajadores a que asuman una responsabilidad plena.

Ascender al peor trabajador del mes

La distribución de trabajo, recompensas, ascensos u oportunidades profesionales debe ser justa. Si no, unos empleados se acomodarán mientras otros perderán interés en un empleo donde sus esfuerzos no son reconocidos.

Humillar al empleado: acoso psicológico y sexual

La humillación y el desprecio son vistos muchas veces como algo normal en el trabajo pese a ser comportamientos inaceptables e, incluso, delictivos. La normalización del acoso y las amenazas es tal que un 66% de los trabajadores españoles encuestados por Bruselas reconoció haber sido testigo de estas conductas en 2013.

Olvidar que hay vida más allá del trabajo

Cada persona es un mundo y la organización del planillo de la empresa debe tener en cuenta las circunstancias de cada trabajador para perjudicarles lo menos posible a la hora de distribuir los turnos y vacaciones. Figurar haciendo horas de más es más ineficiente que terminar el trabajo, irse a casa y volver al día siguiente despejado.

¿Qué te ha parecido la información?
Comparte esto:

mm

Acerca de Pedro De La Torre

Soy perito informático judicial colegiado, legalmente habilitado para actuar ante los tribunales de Justicia, conferenciante y ponente habitual en jornadas sobre peritaje informático, ciberseguridad y tecnologías de la información. Consultor especializado en estrategia digital y seguridad de la información.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 3 =