Peritos informáticos colegiados – Mail: informacion@indalics.com – Tel: 950014633/ Mov. 661322481 – Horario de atención al público: 08:30 – 14:00 | 15:00 – 17:00

El perito informático y la labor de peritaje en un juicio

El perito informático y la labor de peritaje informático

El perito informático y la labor de peritaje informático resultan bastante desconocidos tanto en el ámbito jurídico como en el ámbito de la ingeniería técnica informática, así como sus distintos tipos (perito informático de parte y perito judicial informático). En este artículo pretendo arrojar un poco de luz sobre esta actividad profesional, su marco regulatorio, historia de la profesión, los requisitos legales para ejercer como perito informático y en que consiste el peritaje informático en el ámbito de los tribunales de justicia.

Índice del artículo

¿Qué es un perito informático?

El perito informático es el profesional que auxilia a los tribunales de justicia para que valoren pruebas digitales. Éstas, por su complejidad técnica, pueden escapar al entendimiento del juzgador.

En los procesos judiciales se consulta al perito informático sobre aspectos de su profesión, la ingeniería técnica en informática, con carácter instrumental y al objeto de que facilite informaciones o criterios en base a sus conocimientos y experiencia. La función del perito en el proceso judicial deriva de la actividad profesional de estos expertos.

Su comparecencia debe hacerse previa designación judicial, a iniciativa del propio juez o de alguna de las partes, asumiendo los mismos deberes que cualquier otro testigo, esto es, comparecer, declarar y decir la verdad. Respecto a estos deberes, los peritos informáticos tienen una mayor responsabilidad criminal que el simple testigo.

Peritos Judiciales Informáticos

¿Cuál es la labor del perito informático?

La labor del perito informático en España consiste en:

  1. Auxiliar al juzgador en la valoración de un hecho controvertido de especial complejidad a través de un peritaje informático. Éste tendrá su origen en la propia naturaleza del hecho, o en la dificultad inherente a la propia naturaleza de las pruebas digitales. Para ello elabora el correspondiente informe pericial informático.
  2. Intervenir, preservar, estudiar y documentar las evidencias digitales en las que basa su dictamen con las debidas garantías técnicas y jurídico-procesales.
  3. Asesorar a la parte que le contrata en materia de prueba digital ya antes de formular la demanda, incluso para poder decidir qué probabilidades hay de que prospere.
  4. Apoyar a la parte que le contrata de cara a exponer los alegatos técnicos en su escrito inicial. También puede ayudar a estudiar y rebatir la contestación de la parte contraria.
  5. Recomendar a la parte que le contrata la propuesta de las pruebas que el perito informático pueda recomendar.
  6. Auxiliar al letrado de  la parte que le contrata en la preparación del juicio y en la práctica de todas las pruebas, especialmente en el interrogatorio a otro perito informático.
  7. Auxiliar a la parte que le contrata cuando, conocida la sentencia, tenga que decidir sobre la oportunidad de interponer recurso. Para ello el profesional examinará los razonamientos técnicos que puedan fundamentar el fallo.

¿Qué es el peritaje informático?

El peritaje informático es la rama de la ingeniería informática encargada de afirmar o refutar si un determinado hecho tuvo lugar. Para ello se sirve de pormenorizados estudios técnicos y/o científicos y de las técnicas y métodos propios de la disciplina. El perito informático deberá encontrar, capturar, preservar, investigar y documentar una serie de pruebas digitales en los que basar su dictamen.

El peritaje informático puede llevarse a cabo en el ámbito de un proceso judicial o como labor de auditoría. Es en el ámbito judicial en el que está aumentando enormemente el impacto de esta labor como consecuencia de la digitalización exponencial de nuestra sociedad.

¿En qué consiste un peritaje informático?

Un peritaje informático consiste en la refutación o afirmación de un hecho a partir de un examen informático forense de las pruebas digitales y de las conclusiones lógicas que de él se extraigan.

El peritaje informático en un proceso judicial consta de cuatro fases claramente diferenciadas:

  1. Recopilar elementos: El perito informático deberá intervenir, preservar y documentar la obtención de las evidencias digitales susceptibles de causar efecto en su estudio. También deberá recabar documentación obrante en la causa para contextualizar su estudio, así como cualquier documento, manual, declaración o análogo que pueda resultar de interés para discernir el hecho investigado.
  2. Análisis informático forense: El perito informático aplicará una serie de técnicas y herramientas ampliamente utilizadas en el ámbito informático forense en busca de unos resultados que le ayuden a discernir si el hecho ha tenido lugar, así como a cimentar su relato fáctico.
  3. Redacción del informe pericial informático: El perito informático redactará su dictamen pericial informático en lenguaje comprensible para un tribunal de justicia, que carece de conocimientos técnicos en la materia. Así mismo, deberá fundamentar sus conclusiones en base a argumentos lógicos extraídos del análisis forense practicado. Los peritos poco profesionales se distinguen por fallar clamorosamente en su argumentación.
  4. Ratificación del dictamen en la vista oral: El perito deberá explicar en juicio oral la labor pericial realizada así como los argumentos que utiliza para sustentar sus conclusiones. Será sometido al interrogatorio de las partes, del juez o tribunal y, en su caso, del fiscal.

¿Qué elementos se suelen analizar en un peritaje informático?

Los elementos que más comúnmente se analizan en un peritaje informático son:

Mensajes de Whatsapp

El estudio pericial de mensajes de Whatsapp documenta la intervención de la base de datos de Whatsapp desde un teléfono móvil y el análisis informático forense al objeto de determinar si dicha base de datos ha podido ser manipulada.

Grabaciones de audio digital

El dictamen pericial de grabaciones de audio estudia, mediante diversas técnicas, si existen indicios de manipulación o cortes en la señal de audio al objeto de dictaminar si la sucesión de hechos se corresponde con la realidad.

Publicaciones en redes sociales

El peritaje informático de publicaciones en redes sociales tendrá por objeto demostrar la autenticidad de la publicación en una red social y su contenido. También el alcance de la publicación, así como las reacciones que dicha publicación genere.

Clonado forense de discos duros y análogos

En el clonado forense de discos duros y análogos el dictamen forense tendrá por objeto documentar la clonación, bit a bit, de un dispositivo de datos mantenido bajo custodia. El perito informático certificará su correspondencia exacta, para luego estudiar si se han podido borrar datos, manipular registros, etc.

Fotografías digitales

El informático forense estudiará una fotografía digital al objeto de determinar si es auténtica, o si por el contrario ha podido ser manipulada. Un ejemplo de manipulación la tenemos en las conocidas como Fake News.

Peritaje de sistemas informáticos

El peritaje de sistemas informáticos tiene por objeto fundamentar las características de un sistema informático. Con ello el perito informático acreditará desde daños informáticos causados por un ciberdelincuente hasta fallos y taras tras la entrega por un proveedor de software.

Refutar un peritaje informático de contrario

El contraperitaje informático examina un informe pericial realizado de contrario con el fin de rebatirlo. Esta labor se realiza de forma argumentada, introduciendo el perito informático dudas razonables respecto a sus conclusiones.

Peritación de correos electrónicos

El perito interviene copia del fichero digital de los correos electrónicos al objeto de analizar su autenticidad y la de sus ficheros adjuntos. La mera impresión de un correo electrónico no es el correo electrónico en sí, error muy frecuente al tratar estos elementos en el proceso judicial.

Tasaciones y valoraciones económicas

En las tasaciones y valoraciones económicas, el perito informático analiza un bien o servicio al objeto de determinar de forma constatable su valor económico. También se pueden estudiar la cuantía de los daños que haya podido sufrir, en base a criterios técnicos y financieros.

Vídeos digitales

El estudio pericial de vídeos digitales tendrá por objeto determinar si un vídeo es auténtico o ha sido manipulado, así como si sus metadatos corresponden con los hechos investigados.

Desafíos del peritaje informático

¿Qué desafíos presenta un peritaje informático?

Un peritaje informático presenta importantes desafíos para su realización, debido a su naturaleza digital:

  • Falta o escasez de regulación propia y sistemática de la prueba digital en el ordenamiento jurídico español.
  • Escasa jurisprudencia respecto a la prueba de hechos digital.
  • El peritaje informático es un medio de prueba caro. No todos los bolsillos pueden pagar el coste de un examen informático forense, ni el de contratar a un perito informático titular para realizarlo adecuadamente.
  • El perito informático colegiado es un profesional escaso, abundando personal inexperto que intoxica a los tribunales con fundamentos totalmente carentes de base técnica o científica.
  • En el informe pericial informático se abordan materias desconocida en el ámbito jurisdiccional, y muy técnicas.
  • Dificultad para probar indubitadamente la autenticidad, integridad, fiabilidad y origen de una prueba digital.
  • El peritaje informático exige conocimientos muy específicos de materias que resultan complejas.
  • Resulta de gran dificultad presentar de forma inteligible al tribunal los resultados de una pericial informática, que debe valorarla en base a argumentos lógicos.
  • Las tesis defendidas en un peritaje informático presentan mayor dificultad para ser aceptadas por un tribunal. Las pruebas digitales en las que se basan exigen mayores garantías que con otras pruebas, fruto de su desconocimiento y de su características especialmente complejas.
  • Dificultad para conocer cómo se procesan los datos y cómo aplicar e interpretar las leyes al caso específico.
  • Por su naturaleza, las pruebas digitales son muy volátiles y pueden ser borradas o manipuladas fácilmente, lo que dificulta la labor del perito informático.
  • Resulta complejo identificar indubitadamente al autor de un ciberdelito, así como su captura por poder encontrarse en otro país.
  • No resulta sencillo ni trivial aprehender, conservar y almacenar correctamente una prueba digital para que pueda ser aportada al proceso judicial con plenas garantías.

¿Qué tipos de peritos aparecen el procesos judiciales y cómo se les valora?

En los procesos judiciales intervienen dos tipos de perito informático:

  1. El perito judicial informático: Estudia las cuestiones que se le plantean y aporta sus conclusiones para asesorar al órgano judicial a definir su opinión sobre un aspecto técnico en el que éste no tiene por qué tener conocimientos.
  2. El perito informático de parte: Como ya se ha explicado, es el tercero que, a instancia de una de las partes en el proceso, evacúa su criterio técnico a petición y por encargo de dicha parte. Son los más habituales.

¿Qué son los peritos judiciales informáticos?

Los peritos judiciales informáticos son profesionales designados por el juez o tribunal para que le auxilien en la valoración de pruebas digitales o de hechos derivados de las mismas. El perito informático judicial designado es un experto reconocido mediante estudios superiores que debe cubrir las carencias técnicas del juez en el ámbito informático, por lo demás muy complejo.

El perito judicial informático pone sus conocimientos, habilidad y/o práctica especializada en el ámbito de la ingeniería informática al servicio del tribunal o de la Fiscalía al objeto de que facilite informaciones o criterios en base a sus conocimientos y experiencia, derivando la función de los peritos judiciales informáticos de la actividad profesional de estos expertos.

El dictamen pericial informático realizado por un perito judicial informático o por un perito informático de parte tienen, a priori, exactamente el mismo valor ante el tribunal, no contando con mayor fuerza probatoria el del perito judicial

¿Cuándo designan los tribunales a un perito judicial?

Además de en auxilio del propio juez o tribunal, los peritos judiciales informáticos pueden ser designados en las siguientes situaciones:

  • Cuando alguna de las partes sea titular del derecho de asistencia jurídica gratuita. En este caso la parte actora o el demandado deberán anunciar la solicitud de designación de perito judicial informático en sus escritos de demanda o contestación. La legislación española contempla expresamente la asistencia pericial gratuita en el proceso a cargo del personal técnico adscrito a los órganos jurisdiccionales, o en su defecto, a cargo de funcionarios, organismos o servicios técnicos dependientes de las Administraciones Públicas. A su vez, el marco normativo establece que, excepcionalmente, y cuando por inexistencia de técnicos en la materia  de que se trate, no fuere posible la asistencia pericial de peritos dependientes de los órganos jurisdiccionales o de las Administraciones Públicas, ésta se llevará a cabo, si el juez o tribunal lo estima pertinente, en resolución motivada, a cargo de peritos judiciales informáticos designados de acuerdo a lo establecido en la normativa procesal, entre los técnicos privados que correspondan.
  • Cuando el actor o el demandado lo soliciten en sus escritos iniciales al considerarlo conveniente o necesario para la defensa de sus intereses. En tal caso el Tribunal procederá a la designación de un perito judicial informático y el coste del dictamen tendrá que ser sufragado por la parte que lo haya solicitado, sin perjuicio de lo que se acuerde en materia de costas.
  • Cuando las partes soliciten la designación judicial del perito informático a consecuencia de las alegaciones o pretensiones complementarias establecidas a lo largo de la actividad procesal.

¿Qué ventaja puede tener contar con un perito designado por el juzgado?

La parte se suele poner en manos del Juzgado en aquellos casos en los que desconoce de un experto que pueda arrojar luz obre el asunto o goce del beneficio de la justicia gratuita.

También existe la creencia, bastante extendida, de que en caso de contradicción, el tribunal dará mayor validez a lo dictaminado por el perito informático judicial frente al perito de parte, si bien carece de fundamento.

La Ley de Enjuiciamiento Civil, especifica que no se responsabiliza al Tribunal de la investigación y comprobación de la veracidad de los hechos, sino que la carga de alegar y probar recae sobre las partes, lo que supone apostar firmemente por la pericial de parte frente a la pericial judicial, que queda en segundo plano.

designación por el tribunal de peritos judiciales informáticos

¿Cómo designan los tribunales a los peritos judiciales informáticos?

Para la designación por el juzgado de los peritos judiciales informáticos, en el mes de enero de cada año ha de interesarse de los distintos colegios profesionales de informática, o, en su defecto, de asociaciones profesionales, el envío de una lista de colegiados o asociados dispuestos a actuar como peritos judiciales informáticos.

Cuando se haya de designar a persona sin título oficial, se hará únicamente en calidad de práctica o entendida en la materia (nunca como perito). La designación de los peritos judiciales informáticos se hará a partir de una lista requerida a colegios profesionales, sindicatos, asociaciones o análogos, excepto en los ámbitos territoriales en los que exista obligatoriedad de colegiación para ejercer como perito informático (Andalucía, Canarias, Comunidad Valenciana, Galicia y Castilla La Mancha). En estos casos, los juzgados únicamente pueden designar a los peritos judiciales informáticos aportados en las listas de los respectivos colegios profesionales, al tener atribuida por ley la representación exclusiva.

¿En qué consiste el trámite de designación del perito judicial?

En el mismo día de su designación o en el siguiente hábil, el letrado de la Administración de Justicia deberá comunicar a la persona su designación como perito judicial informático, requiriéndole para que en el plazo de 2 días manifieste si acepta el cargo. Si la persona designada aduce causa justa que le impide la aceptación, y el letrado de la Administración de Justicia lo considera suficiente, debe ser sustituida por la siguiente persona de la lista de peritos judiciales, y así sucesivamente, hasta que se pueda efectuar un nombramiento.

La persona designada como perito judicial informático puede solicitar, en los 3 días siguientes a su nombramiento, la provisión de fondos que considere necesaria, que ha de ser a cuenta de la liquidación final.  El letrado de la Administración de Justicia deberá decidir, mediante decreto, sobre la provisión solicitada y ordenar a la parte o partes que hubieran propuesto la prueba pericial informática y no tuvieran derecho a asistencia gratuita que procedan a abonar la cantidad fijada en la cuenta de depósitos y consignaciones del tribunal en un plazo de 5 días. Transcurrido este plazo, si no se ha depositado la cantidad establecida, el perito judicial informático queda eximido de emitir dictamen, sin que pueda procederse a una nueva designación.

¿Cuándo finaliza la designación del perito informático judicial?

Si el perito informático judicial ha sido designado de común acuerdo, y uno de los litigantes no realiza la parte de la consignación que le corresponde, el letrado de la Administración de Justicia ha de ofrecer a los demás litigantes la posibilidad de completar la cantidad que falta, indicando en ese caso los puntos sobre los que deba pronunciarse el dictamen, o de recuperar la cantidad depositada.

Tras haberse aceptado el nombramiento del perito judicial informático, no puede alegarse la nulidad de la designación del perito por no poseer la cualificación necesaria después de conocer el contenido del dictamen pericial informático, si es claramente desfavorable a sus intereses.

¿Por qué se recurre al perito informático de parte frente al designado por el juzgado?

Las circunstancias en las que una parte opte por un perito judicial informático o por uno designado a su instancia, no es asunto baladí y entran en juego varias consideraciones:

  • La parte o sus representantes legales pueden tener una confianza plena en un perito concreto y deciden por convicción ser auxiliado por éste. Entienden que es la persona que mejor puede defender una postura concreta por ser el mejor técnico, y no quieren someterse al sorteo judicial.
  • La parte puede querer ser asesorada por el perito informático ya antes de formular la demanda, incluso para poder decidir que probabilidades hay de que prospere. Cuenta así con la ventaja de estar apoyada por un ingeniero técnico en informática experto que exponga los alegatos técnicos en su escrito inicial, estudiar y rebatir la contestación a la demanda, proponer las pruebas que el experto pueda recomendar e incluso auxiliar al letrado en la preparación del juicio y en la práctica de todas las pruebas, especialmente en el interrogatorio a otros peritos.
  • La parte puede ser auxiliada por su perito cuando, conocida la sentencia, tenga que decidir sobre la posibilidad de interponer recurso, examinando los razonamientos técnicos que puedan fundamentar el fallo.
  • El abogado de la parte, actuando con habilidad, puede decidir presentar una pericial informática de parte desde el convencimiento de que, al acompañarse junto a la demanda, será más fácil que el juzgado admita extremos, metodologías, documentos adjuntos y otras particularidades de la pericia que, de haber sido propuestos antes de su confección, podrían haber sido rechazados.
colaboración entre abogados y peritos judiciales informáticos

El tándem entre abogado y perito informático de parte

Esta relación es aún más franca, profunda y sincera en los casos de designación de parte del perito informático, estableciéndose una relación profesional entre el abogado y su perito. No son pocos los letrados que reconocen abiertamente que, para ganar un juicio con factores técnicos determinantes, se precisa de un buen perito que forme junto al abogado un equipo compenetrado, coordinado y solvente.

Ante un juicio con componentes digitales, se debe hacer saber al cliente que el abogado precisará ser asistido por un perito informático, y que no es baladí la decisión sobre su designación, al objeto de que cuente con las armas técnicas necesarias que, junto a las armas jurídicas, responsabilidad del abogado, protejan sus intereses con la máxima eficacia durante el pleito.

La objetividad prevalece en la relación profesional con el abogado

El perito informático de parte y su abogado deben coordinarse y complementarse, pero nunca confundirse: el perito deberá mantener siempre criterios de objetividad y de cierta distancia respecto de las partes que a un abogado pueden resultarle extraños. En la labor del perito priman la imparcialidad y el rigor profesionaly su contundencia dialéctica debe dirigirse únicamente contra argumentos también técnicos de otros peritos que pudieran estar defendiendo criterios no compartidos. El objetivo de la labor pericialpara el letrado, no es ni la brillantez expositiva, ni la desautorización sistemática del adversario, ni una sospechosa coincidencia plena con la defensa, sino vencer el juicio. Por ello, abogado y perito deben hermanarse, estableciendo el primero la estrategia y dirección del proceso, pero entrando en materia para hacer suyos los argumentos del experto, primer paso para que el juzgador haga también lo propio.

¿Cómo valora el tribunal el dictamen de peritos?

El dictamen de un perito informático se valorará por su contenido y poder de convicción, más allá del origen de su designación. Podría presuponerse una mayor objetividad por parte de un perito que no designe una parte implicada en el proceso, o cuyos honorarios no satisfaga tan sólo una de las partes.

Lo que interesa de cada perito y cada pericia es examinar unas conclusiones y un trabajo que sirvan de auxilio al juzgador para dictar sentencia. El juez valorará sobre todo los razonamientos, la coherencia, y la convicción que le lleve a inclinarse por las conclusiones técnicas que más le convenzan.

La distinción de peritos decae procesalmente, debiendo entenderse que todos están obligados a manifestar, bajo juramento o promesa de decir verdad, que han actuado y, en su caso, actuarán con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conocen las sanciones penales en la que pudiere incurrir si incumpliera su deber de perito.

Los procesos judiciales con peritos son caros

Las partes con mayores posibilidades económicas tienen la ventaja de poder ser auxiliados por los mejores peritos, que normalmente serán los que cobren los honorarios más altos. Esta misma circunstancia se da ya en la posibilidad de ser ayudado por letrados de mayor habilidad y conocimiento así como de disponer de mayores medios de prueba que puedan ser facilitados por detectives privados.

Por tanto, los procesos judiciales con un marcado fundamento técnico requerirán de un esfuerzo económico importante si se aspira a obtener éxito.

Derechos y deberes de los peritos

¿Qué derechos y deberes tienen el perito informático?

Todo perito informático tiene una serie de derechos y deberes insoslayables en el ejercicio de sus funciones. Están sujetos en el ejercicio de la profesión de ingeniero técnico en informática a responsabilidad civil, penal y disciplinaria, según proceda.

Derechos de todo perito

Son derechos de todo perito:

  • Percibir los correspondientes honorarios, en tiempo y forma.
  • Ser tratado con cortesía y dignidad durante toda su intervención en el proceso, y por parte de todos los intervinientes en el mismo.
  • Ser titulares de la propiedad intelectual de sus dictámenes, con la sola excepción de los supuestos en que las tesis mantenidas por el perito funden la sentencia y puedan integrarse en el ámbito de la jurisprudencia.
  • Acceso a los medios necesarios para investigar y elaborar el dictamen.
  • Libertad del perito informático en el desarrollo de su trabajo, desde la aceptación del encargo profesional hasta su elaboración, reconocimientos periciales e intervención en juicio.

Deberes de todo perito informático

Son deberes de todo perito:

  • Deber de abstención de los peritos en los supuestos previstos en la ley.
  • Aceptación y juramento del cargo.
  • Obligación de comunicar un domicilio, y cualquier cambio que experimente el mismo.
  • Deber de comparecer en la sede del tribunal aunque el perito tenga su domicilio fuera de aquel.
  • Ratificar el dictamen, y formular cuantas aclaraciones se interesen sobre el mismo en la fase de vista oral.
  • Asunción del principio básico de imparcialidad cuando la ley obligue al perito a que, cuando emita dictamen, manifieste que ha actuado con la mayor objetividad posible, tomando en consideración, tanto lo que pueda favorecer, como lo que pueda ser susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes.
  • Comportarse como le obliguen las normas profesionales y deontológicas del ámbito de la ingeniería técnica informática.
  • Asunción del cargo, salvo dispensa legal, cuando se trate de designación judicial y obre el perito en las correspondientes listas oficiales.

¿Quién puede realizar un peritaje informático en España?

Los requisitos legales para realizar peritajes informáticos en España son:

  1. Ser mayor de edad.
  2. Carecer de antecedentes penales, muy especialmente de antecedentes por falso testimonio o perjurio.
  3. Poseer titulación oficial universitaria de ingeniería técnica informática o titulación homologable en virtud de las atribuciones y competencias legales que otorgue.
  4. Estar colegiado.
  5. No ser cónyuge o pariente por consanguinidad o afinidad, dentro del cuarto grado civil de una de las partes o de sus abogados o procuradores.
  6. Carecer de interés directo o indirecto en el asunto sobre el que dictamina o en otro semejante.
  7. No estar, o haber estado, en situación de dependencia o de comunidad o contraposición de intereses con alguna de las partes o con sus abogados o procuradores.
  8. Inexistencia de amistad íntima o enemistad con cualquiera de las partes o sus procuradores o abogados.
  9. Cumplir estrictamente la deontología profesional aplicable.
  10. Carecer de toda circunstancia, debidamente acreditada, que le haga desmerecer en el concepto profesional.

Estos requisitos son complementarios de los requisitos específicos para acceder a la profesión de ingeniero técnico en informática. El ingeniero técnico en informática tiene la competencia legal exclusiva para la realización de peritaciones informáticas.

Responsabilidades civiles y penales de peritar sin habilitación

La persona que haya actuado como perito informático incumpliendo alguno de los requisitos anteriormente citados se arriesga, entre otros, a:

  1. Ser imputado penalmente por intrusismo profesional en caso de carecer de titulación oficial en ingeniería técnica informática o no estar colegiado, con penas de prisión y fuertes multas.
  2. Que le abran causa penal por delito de estafa procesal.
  3. Ser imputado por delito de perjurio o falso testimonio
  4. Que su dictamen pericial informático no sea tenido en cuenta por el Tribunal. Puede incurrir en responsabilidades civiles y penales frente a las partes en el proceso.

Por tanto, no cualquier persona puede actuar como perito informático en España.

MUCHA ATENCIÓN: Un simple curso sobre informática forense no habilita, por sí mismo, para actuar como perito informático en España.

Obligatorio colegiarse para ser perito informático

¿Es obligatorio colegiarse para ser perito informático?

Sí, es obligatorio por ley colegiarse para ser perito informático en las siguientes regiones de España:

Adaptación a la directiva de servicios europea

Al igual que para el resto de profesiones de ingeniería técnica, este régimen de colegiación está en régimen transitorio desde 2009. Así, la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio (OMNIBUS), estableció modificaciones a las condiciones de colegiación en España a través de su artículo 3.2.:

“Artículo 3. Colegiación.

2. Será requisito indispensable para el ejercicio de las profesiones hallarse incorporado al Colegio Profesional correspondiente cuando así lo establezca una ley estatal.”

Régimen transitorio para las profesiones colegiadas

Como régimen transitorio para las profesiones colegiadas, la Ley 25/2009 estableció en su disposición transitoria cuarta:

“Disposición transitoria cuarta. Vigencia de las obligaciones de colegiación.

En el plazo máximo de doce meses desde la entrada en vigor de esta Ley, el Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, remitirá a las Cortes Generales un Proyecto de Ley que determine las profesiones para cuyo ejercicio es obligatoria la colegiación.

Dicho Proyecto deberá prever la continuidad de la obligación de colegiación en aquellos casos y supuestos de ejercicio en que se fundamente como instrumento eficiente de control del ejercicio profesional para la mejor defensa de los destinatarios de los servicios y en aquellas actividades en que puedan verse afectadas, de manera grave y directa, materias de especial interés público, como pueden ser la protección de la salud y de la integridad física o de la seguridad personal o jurídica de las personas físicas.

Hasta la entrada en vigor de la mencionada Ley se mantendrán las obligaciones de colegiación vigentes.”

Esta Ley estatal que debe determinar las profesiones con colegiación para todo el territorio nacional sigue aún pendiente de desarrollo, pese a haberse excedido con mucho el plazo de 12 meses legalmente establecido. Mientras tanto, permanecen en vigor las obligaciones de colegiación anteriores a 2009 que hubieran sido establecidas por Ley.

¿Es obligatorio colegiarse para ejercer como perito informático en forma societaria?

Sí, es obligatorio por ley colegiarse para ejercer de forma societaria como perito informático en España, en virtud de la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de sociedades profesionales, artículo 5:

«Artículo 5. Ejercicio e imputación de la actividad profesional.

  1. La sociedad profesional únicamente podrá ejercer las actividades profesionales constitutivas de su objeto social a través de personas colegiadas en el Colegio Profesional correspondiente para el ejercicio de las mismas.
  2. Los derechos y obligaciones de la actividad profesional desarrollada se imputarán a la sociedad, sin perjuicio de la responsabilidad personal de los profesionales contemplada en el artículo 11 de esta Ley.»
Marco normativo del peritaje informático

Marco normativo del peritaje informático

El peritaje informático implica conocimientos, habilidad y/o práctica especializada en el ámbito de la ingeniería informática, apartándose tales virtudes de lo común. Deberá aplicar sus conocimientos y experiencia a la casuística concreta, auxiliando al tribunal mediante la interpretación de información compleja o defendiendo razonadamente un criterio. El perito informático es un auxiliar de la Justicia.

¿Cuáles son los requisitos generales para ser perito?

El artículo 340 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece las condiciones que deberán cumplir todos los peritos, con carácter general, para actuar ante los tribunales de justicia. Los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la material objeto del dictamen y a la naturaleza de éste. Sólo en el caso de materias que no estén comprendidas en títulos profesionales oficiales, los peritos podrán ser nombrados entre personas entendidas en esas materias.

Así mismo, el artículo 457 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, abunda sobre la materia:

“Los peritos pueden ser o no titulares. Son peritos titulares los que tienen título oficial de una ciencia o arte cuyo ejercicio esté reglamentado por la Administración. Son peritos no titulares los que, careciendo de título oficial, tienen, sin embargo, conocimiento o prácticas especiales en alguna ciencia o arte

¿Qué es un título oficial?

Conviene así mismo, tener claro qué entiende el ordenamiento jurídico español por “título oficial”, definido en el Artículo 3 del Real Decreto 822/2021, por el que se establece la organización de las enseñanzas universitarias y del procedimiento de aseguramiento de su calidad.

«2. Los títulos universitarios oficiales deberán inscribirse en el RUCT del Ministerio de Universidades, de acuerdo con lo dispuesto en el Real Decreto 1509/2008, de 12 de septiembre, por el que se regula el Registro de Universidades, Centros y Títulos.»

«3. Todos los títulos universitarios oficiales de Grado y de Máster Universitario deberán adscribirse a uno de los ámbitos del conocimiento relacionados en el anexo I, en el momento de inscripción en el RUCT. Asimismo, este ámbito de conocimiento deberá incluirse en la memoria del plan de estudios durante el proceso de verificación.»

Así pues, para realizar una pericial relativa a uno de los distintos ámbitos de conocimiento el perito deberá estar en posesión de un título oficial adscrito a dicho ámbito.

¿Cuáles son los ámbitos de conocimiento reconocidos en España?

El ANEXO I del Real Decreto 822/2021 define los ámbitos de conocimiento existentes en España:

  • Ciencias del comportamiento y psicología.
  • Actividad física y ciencias del deporte.
  • Arquitectura, construcción, edificación y urbanismo, e ingeniería civil.
  • Ciencias biomédicas.
  • Biología y genética.
  • Ciencias agrarias y tecnología de los alimentos
  • Bioquímica y biotecnología.
  • Ciencias económicas, administración y dirección de empresas, márquetin, comercio, contabilidad y turismo.
  • Ciencias de la Tierra.
  • Derecho y especialidades jurídicas.
  • Ciencias de la educación.
  • Enfermería.
  • Ciencias medioambientales y ecología.
  • Estudios de género y estudios feministas.
  • Ciencias sociales, trabajo social, relaciones laborales y recursos humanos, sociología, ciencia política y relaciones internacionales.
  • Farmacia.
  • Filología, estudios clásicos, traducción y lingüística.
  • Física y astronomía.
  • Fisioterapia, podología, nutrición y dietética, terapia ocupacional, óptica y optometría y logopedia.
  • Historia del arte y de la expresión artística, y bellas artes.
  • Ingeniería industrial, ingeniería mecánica, ingeniería automática, ingeniería de la organización industrial e ingeniería de la navegación.
  • Historia, arqueología, geografía, filosofía y humanidades.
  • Ingeniería eléctrica, ingeniería electrónica e ingeniería de la telecomunicación.
  • Industrias culturales: diseño, animación, cinematografía y producción audiovisual.
  • Ingeniería informática y de sistemas.
  • Matemáticas y estadística.
  • Ingeniería química, ingeniería de los materiales e ingeniería del medio natural.
  • Medicina y odontología.
  • Periodismo, comunicación, publicidad y relaciones públicas.
  • Química.
  • Veterinaria.

Independientemente de su normativa profesional específica, el perito deberá poseer una titulación oficial vinculada a alguno de estos ámbitos. En caso de que el objeto de la pericia no pertenezca a ninguno de ellos, no se requerirá titulación oficial, bastando un título propio universitario.

Los títulos propios universitarios no son oficiales a efectos periciales

El Real Decreto 822/2021 distingue las titulaciones propias universitarias de las oficiales en su artículo 36:

«Las universidades en uso de su autonomía podrán impartir otras enseñanzas conducentes a la obtención de otros títulos distintos a los títulos universitarios oficiales a los que hace referencia el artículo 3.1, que serán definidos como títulos propios. La expedición de estos títulos se realizará del modo que determine la universidad, y teniendo presente lo establecido en el presente real decreto, sin que en ningún caso ni su denominación ni el formato en que se elaboren e informen públicamente los correspondientes títulos propios puedan inducir a confusión con respecto los títulos universitarios oficiales.»

Así pues, un título propio universitario permitirá actuar como perito únicamente cuando el objeto de la pericia no esté contemplado en los ámbitos de conocimiento legalmente reconocidos.

Profesión de ingeniero técnico en informática

El peritaje informático como parte de la profesión de ingeniero técnico informático

La pericial informática, tanto peritajes informáticos como tasaciones, está englobada como uno de los actos propios de la profesión de ingeniero técnico informático, según la Ley 12/1986, de 1 de abril, sobre regulación de la atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros Técnicos, que establece en su artículo 2 las siguientes atribuciones profesionales para cada especialidad de ingeniería técnica en su respectivo ámbito:

“a) La redacción y firma de proyectos que tengan por objeto la construcción, reforma, reparación, conservación, demolición, fabricación, instalación, montaje o explotación de bienes muebles o inmuebles en sus respectivos casos, tanto con carácter principal como accesorio, siempre que queden comprendidos por su naturaleza y características en la técnica propia de cada titulación.

b) La dirección de las actividades objeto de los proyectos a que se refiere el apartado anterior, incluso cuando los proyectos hubieren sido elaborados por un tercero.

c) La realización de mediciones, cálculos, valoraciones, tasaciones, peritaciones, estudios, informes, planos de labores y otros trabajos análogos.

d) El ejercicio de la docencia en sus diversos grados en los casos y términos previstos en la normativa correspondiente y, en particular, conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 11/1983, de 25 de agosto, de Reforma Universitaria.

e) La dirección de toda clase de industrias o explotaciones y el ejercicio, en general respecto de ellas, de las actividades a que se refieren los apartados anteriores.”

En España, las peritaciones en el ámbito de ingeniería corren a cargo de los ingenieros técnicos de la respectiva especialidad y únicamente en aquellos ámbitos para los que no existe la especialidad, se permite el concurso de otros profesionales.

Las especialidades de ingeniería técnica en España, según el ANEXO III, letra B, del Real Decreto 1954/1994, son:

  • Arquitecto Técnico
  • Ingeniero Técnico Aeronáutico, especialidad en Aeromotores.
  • Ingeniero Técnico Aeronáutico, especialidad en Aeronavegación.
  • Ingeniero Técnico Aeronáutico, Especialidad en Aeronaves.
  • Ingeniero Técnico Aeronáutico, especialidad en Aeropuertos.
  • Ingeniero Técnico Aeronáutico, especialidad en Equipos y Materiales Aeroespaciales.
  • Ingeniero Técnico Agrícola, especialidad en Explotaciones Agropecuarias.
  • Ingeniero Técnico Agrícola, especialidad en Hortofruticultura y Jardinería.
  • Ingeniero Técnico Agrícola, especialidad en industrias Agrarias y Alimentarias
  • Ingeniero Técnico Agrícola, especialidad en Mecanización y Construcciones Rurales
  • Ingeniero Técnico en Diseño Industrial.
  • Ingeniero Técnico Forestal, especialidad en Explotaciones Forestales.
  • Ingeniero Técnico Forestal, especialidad en Industrias Forestales.
  • Ingeniero Técnico Industrial, especialidad en Electricidad.
  • Ingeniero Técnico Industrial, especialidad en Electrónica Industrial.
  • Ingeniero Técnico Industrial, especialidad en Mecánica.
  • Ingeniero Técnico Industrial, especialidad en Química Industrial.
  • Ingeniero Técnico Industrial, especialidad Textil.
  • Ingeniero Técnico en Informática de Gestión.
  • Ingeniero Técnico en Informática de Sistemas.
  • Ingeniero Técnico de Minas, especialidad en Explotación de Minas.
  • Ingeniero Técnico de Minas, especialidad en Instalaciones Electromecánicas Mineras.
  • Ingeniero Técnico de Minas, especialidad en Mineralurgia y Metalurgia.
  • Ingeniero Técnico de Minas, especialidad en Recursos Energéticos, Combustibles y Explosivos.
  • Ingeniero Técnico de Minas, especialidad en Sondeos y Prospecciones Mineras.
  • Ingeniero Técnico Naval, especialidad en Estructuras Marinas.
  • Ingeniero Técnico Naval, especialidad en Propulsión y Servicios del Buque.
  • Ingeniero Técnico de Obras Públicas, especialidad en Construcciones Civiles.
  • Ingeniero Técnico de Obras Públicas, especialidad en Hidrología.
  • Ingeniero Técnico en Obras Públicas, especialidad en Transportes y Servicios Urbanos.
  • Ingeniero Técnico de Telecomunicación, especialidad en Sistemas Electrónicos.
  • Ingeniero Técnico de Telecomunicación, especialidad en Sistemas de Telecomunicación.
  • Ingeniero Técnico de Telecomunicación, especialidad en Sonido e Imagen.
  • Ingeniero Técnico de Telecomunicación, especialidad en Telemática.
  • Ingeniero Técnico en Topografía.

Así pues, por ley, el perito informático debe contar obligatoriamente con la titulación de ingeniero técnico en informática.

Competencias legales del ingeniero técnico en informática

¿Cuáles son las competencias legales del ingeniero técnico en informática?

Las competencias legales de los ingenieros técnicos en informática están recogidas en la Resolución de 8 de junio de 2009, de la Secretaría General de Universidades, por la que se da publicidad al Acuerdo del Consejo de Universidades, por el que se establecen recomendaciones para la propuesta por las universidades de memorias de solicitud de títulos oficiales en los ámbitos de la Ingeniería Informática, Ingeniería Técnica Informática e Ingeniería Química, en su ANEXO II, establece las recomendaciones respecto a determinados apartados del anexo I del Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales, relativo a la memoria para la solicitud de verificación de títulos oficiales de la profesión de Ingeniero Técnico en Informática.

Su apartado 1.1. indica el siguiente literal:

La denominación de los títulos universitarios oficiales vinculados con el ejercicio de la profesión de Ingeniero Técnico en Informática, deberá facilitar la identificación de la profesión y en ningún caso, podrá conducir a error o confusión sobre sus efectos profesionales.”

En su apartado 1.3. se indican las actividades para las que son legalmente competentes los ingenieros técnicos en informática, siendo una de ellas la peritación informática:

“1. Capacidad para concebir, redactar, organizar, planificar, desarrollar y firmar proyectos en el ámbito de la ingeniería en informática que tengan por objeto la concepción, el desarrollo o la explotación de sistemas, servicios y aplicaciones informáticas.

2. Capacidad para dirigir las actividades objeto de los proyectos del ámbito de la informática.

3. Capacidad para diseñar, desarrollar, evaluar y asegurar la accesibilidad, ergonomía, usabilidad y seguridad de los sistemas, servicios y aplicaciones informáticas, así como de la información que gestionan.

4. Capacidad para definir, evaluar y seleccionar plataformas hardware y software para el desarrollo y la ejecución de sistemas, servicios y aplicaciones informáticas.

5. Capacidad para concebir, desarrollar y mantener sistemas, servicios y aplicaciones informáticas empleando los métodos de la ingeniería del software como instrumento para el aseguramiento de su calidad.

6. Capacidad para concebir y desarrollar sistemas o arquitecturas informáticas centralizadas o distribuidas integrando hardware, software y redes.

7. Capacidad para conocer, comprender y aplicar la legislación necesaria durante el desarrollo de la profesión de Ingeniero Técnico en Informática y manejar especificaciones, reglamentos y normas de obligado cumplimiento.

8. Conocimiento de las materias básicas y tecnologías, que capaciten para el aprendizaje y desarrollo de nuevos métodos y tecnologías, así como las que les doten de una gran versatilidad para adaptarse a nuevas situaciones.

9. Capacidad para resolver problemas con iniciativa, toma de decisiones, autonomía y creatividad. Capacidad para saber comunicar y transmitir los conocimientos, habilidades y destrezas de la profesión de Ingeniero Técnico en Informática.

10. Conocimientos para la realización de mediciones, cálculos, valoraciones, tasaciones, peritaciones , estudios, informes, planificación de tareas y otros trabajos análogos de informática.

11. Capacidad para analizar y valorar el impacto social y medioambiental de las soluciones técnicas, comprendiendo la responsabilidad ética y profesional de la actividad del Ingeniero Técnico en Informática.

12. Conocimiento y aplicación de elementos básicos de economía y de gestión de recursos humanos, organización y planificación de proyectos, así como la legislación, regulación y normalización en el ámbito de los proyectos informáticos.”

Así pues, sólo los ingenieros técnicos en informática tienen legalmente reconocida la competencia para realizar una peritación informática, siendo obligatorio que el perito informático cuente con una titulación oficial de grado en ingeniería informática o alguna de las 3 titulaciones declaradas equivalentes y ya extinguidas.

¿Qué titulaciones dan acceso a la actividad de perito informático?

El Real Decreto 517/2015, de 19 de junio, por el que se aprueban los Estatutos Generales de los Colegios Oficiales de Ingeniería Técnica en Informática y de su Consejo General, establece las titulaciones que dan acceso a la profesión de ingeniero técnico en informática, y por tanto, a la actividad de perito informático:

“a) Título universitario oficial, de conformidad con el Real Decreto 1460/1990, de 26 de octubre, por el que se establece el título universitario oficial de Ingeniero técnico en Informática de Gestión y las directrices generales propias de los planes de estudios conducentes a la obtención de aquel o con el Real Decreto 1461/1990, de 26 de octubre, por el que se establece el título universitario oficial de Ingeniero técnico en Informática de Sistemas y las directrices generales propias de los planes de estudios conducentes a la obtención de aquel, o bien título de Diplomado en Informática de conformidad con el Real Decreto 1954/1994, de 30 de septiembre, sobre homologación de títulos a los del Catálogo de Títulos Universitarios Oficiales creado por el Real Decreto 1497/1987, de 27 de noviembre.

b) Titulación universitaria Oficial de Grado vinculado con la profesión de ingeniero técnico en informática, y que cumplan con las condiciones establecidas en el anexo II del Acuerdo del Consejo de Universidades por el que se establecen recomendaciones para la propuesta por las universidades de memorias de solicitud de títulos oficiales en los ámbitos de la Ingeniería Informática, Ingeniería Técnica Informática e Ingeniería Química, publicado mediante Resolución de 8 de junio de 2009, de la Secretaría General de Universidades.

c) Título universitario declarado equivalente a los títulos universitarios españoles de Grado vinculados con la profesión de ingeniero técnico en informática, correspondiente al campo específico Tecnologías de la información y la comunicación (TIC) del anexo II del Real Decreto 967/2014, de 21 de noviembre, por el que se establecen los requisitos y el procedimiento para la homologación y declaración de equivalencia a titulación y a nivel académico universitario oficial y para la convalidación de estudios extranjeros de educación superior, y el procedimiento para determinar la correspondencia a los niveles del marco español de cualificaciones para la educación superior de los títulos oficiales de Arquitecto, Ingeniero, Licenciado, Arquitecto Técnico, Ingeniero Técnico y Diplomado.”

¿Desde cuándo existe la ingeniería técnica informática en España?

La ingeniería técnica informática surgió como disciplina académica en 1.969 con la creación del Instituto de Informática, mediante el Decreto 554/1969 de 29 de marzo, por el que se crea un Instituto de Informática, dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia, y se regulan las enseñanzas de la misma.

Mediante la Orden de 24 de junio de 1.971, por la que se aprueba el Plan de Estudios del curso de Programador de Aplicaciones, Programador de Sistemas, Analista de Aplicaciones, Analista de Sistemas y Técnico de Sistemas, estableciendo el artículo 1 los planes de estudio de las distintas titulaciones.

Evolución profesional

¿Cómo ha evolucionado la disciplina de ingeniero técnico informático?

Los estudios de informática fueron evolucionando hasta que, en cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 11/1.983, de 25 de agosto, de Reforma Universitaria, se publicaron los Reales Decretos, que a continuación se exponen:

Tras la reforma de la educación universitaria en España con la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) más conocido como plan Bolonia, de acuerdo con el Real Decreto 1393/2007, las titulaciones previas al «proceso de adaptación a Bolonia» de ingeniero técnico han sido sustituidas por las titulaciones de grado, y por tanto los estudios de informática pasaron a ser estudios de grado (antiguas titulaciones de ingenierías técnicas en informática).

¿La peritación informática es una actividad regulada por Ley?

La peritación informática es una actividad regulada por ley en España. El Real Decreto 581/2017, de 9 de junio, por el que se incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva 2013/55/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de noviembre de 2013, por la que se modifica la Directiva 2005/36/CE relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales y el Reglamento (UE) n.º 1024/2012 relativo a la cooperación administrativa a través del Sistema de Información del Mercado Interior (Reglamento IMI), en su artículo 4.9. define «profesión regulada» como:

«A los exclusivos efectos de la aplicación del sistema de reconocimiento de cualificaciones regulado en este real decreto, se entenderá por «profesión regulada» la actividad o conjunto de actividades profesionales para cuyo acceso, ejercicio o modalidad de ejercicio se exija, de manera directa o indirecta, estar en posesión de determinadas cualificaciones profesionales, en virtud de disposiciones legales, reglamentarias o administrativas»

Tal y como se ha explicado anteriormente, el conjunto de actividades indicado por la Ley 12/1986, entre los que se incluyen las peritaciones en el ámbito de las ingenierías, requieren de la posesión del título oficial de la respectiva especialidad de ingeniería técnica, que en el caso de la ingeniería técnica en informática es el título de grado en ingeniería informática, o titulación declarada equivalente por el Gobierno.

La peritación informática es competencia legal exclusiva de la profesión de ingeniero técnico en informático. Así, para ejercer legalmente como perito informático se requiere estar en posesión de alguno de los siguientes títulos:

¿Qué aptitudes se requieren para ser un buen perito informático?

No todo profesional de la ingeniería técnica en informática puede actuar como un buen perito, debido a las actitudes específicas requeridas para esta función. Las aptitudes más destacadas:

  • Dominar la técnica de elaboración de un dictamen pericial.
  • Carecer de miedo escénico.
  • Tener aptitudes para intervenir en una vista oral
  • Poseer conocimientos jurídicos más allá de los propios de su profesión.

El perito informático no tiene por qué conocer las reglas del juego procesal con la amplitud y profundidad de un abogado. Al igual que éstos, debe actuar en un juicio de forma convincente, pero a diferencia de ellos, el perito debe buscar la verdad material, no la defensa a ultranza de las posiciones de su defendido.

Ello causa que se pueda tratar de dirigir el interrogatorio de los peritos más a despistarles y a hacerles decir lo que no han dicho, cayendo en contradicciones, que a abundar sobre la verdad material objeto de su pericia informática.

También tendrá que lidiar con las largas esperas ante las Salas de Vistas, la presión de los interrogatorios, descalificaciones más o menos contundentes hacia sus criterios ante jueces y fiscales, o la puesta en duda de su profesionalidad.

Por todo ello no todo buen profesional es un buen perito, pero sí que todo perito informático debe ser un buen profesional. Las normas profesionales y deontológicas condicionan, y mucho, la labor pericial de cada profesional, así como la diferenciación entre profesionales colegiados y aquellos que no pertenecen a colegio profesional alguno ni están sujetos a norma profesional ni deontológica.

Estudios profesionales

¿Dónde estudiar para ser perito informático?

¿Cómo ser perito informático en España? ¿Es necesario tener titulación universitaria? ¿Me sirve con hacer algún curso online?

¿Debo obtener el título oficial de Grado en Ingeniería Informática para ser perito?

Tal y como se ha explicado, el primer paso es obtener el título de Grado en Ingeniería Informática para poder ejercer legalmente como perito titular informático. La posesión de cursos o másters de peritaje sin contar con el título oficial de ingeniería no tienen ningún valor legal.

Tal y como señala el artículo 340 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, “los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste. Si se tratare de materias que no estén comprendidas en títulos profesionales oficiales, habrán de ser nombrados entre personas entendidas en aquellas materias“.

Así mismo, ya se ha comentado ampliamente que la Ley 12/1986 sobre regulación de las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros Técnicos establece en su artículo 2.c), que corresponden a los Ingenieros técnicos, dentro de su respectiva especialidad, la realización de mediciones, cálculos, valoraciones, tasaciones, peritaciones, estudios, informes, planos de labores y otros trabajos análogos.

Es decir, la normativa deja bien claro que para ejercer como perito informático oficial, es necesario tener, al menos, alguna de las titulaciones que dan acceso a la profesión de Ingeniero Técnico en Informática.

Hoy día casi todas las universidades españolas, públicas o privadas, ofertan estudios de grado en ingeniería informática. Según el Instituto Nacional de Estadística, alrededor del 25% de estudiantes de ingeniería estudian ingeniería informática.

¿Qué competencias adicionales hay que adquirir para ser perito informático?

Al objeto de adquirir las competencias necesarias para poder ejercer plenamente como perito informático, es deseable:

  1. Cursar formación específica en el ámbito de la pericial informática, al objeto de ampliar los conocimientos técnicos que ya posee con su formación de base en ingeniería técnica informática y adquirir nuevas destrezas como oratoria jurídica o capacidades argumentativas, además de unos mínimos conocimientos en la práctica procesal y la capacidad de redactar correctamente un informe pericial informático.
  2. Cursar formación en el ámbito de la gestión de empresa, si pretendes ejercer la actividad de forma autónoma desde tu propio despacho profesional.
  3. Acudir a vistas orales a los juzgados para familiarizarse con la liturgia de los juzgados. También de la declaración de testigos y de la labor de otros peritos. Las vistas orales en España son públicas.
  4. Realizar periodo de prácticas, en lo posible, con otros peritos informáticos más experimentados que los vayan introduciendo de forma segura en esta práctica profesional.
  5. Tratar con otros profesionales con los que deberá colaborar, tales como abogados o procuradores.

Formación adicional para ser mejor profesional

Es muy recomendable realizar cursos de formación específica para peritaje informático. Estos cursos no suponen un titulación oficial, es decir, en realidad no habilitan para ser perito informático titulado u oficial. Sin embargo son un complemento formativo muy deseable para un mejor desempeño profesional. Algunos cursos y seminarios interesantes son:

Aumento de peritajes informáticos

El perito informático ante el aumento de los peritajes informáticos

La irrupción generalizada de la informática en todos los ámbitos socioeconómicos, anunciada como Revolución Digital, está modificando con una rapidez inusitada los comportamientos sociales y la forma en la que las personas se relacionan entre ellas y con su entorno. La generalización del acceso a Internet ha provocado cambios significativos en todos los ámbitos de nuestra vida: el acceso inmediato y constante, desde cualquier parte del mundo, a un ingente volumen de información ha cambiado nuestra manera de adquirir conocimientos.

El peritaje informático será la técnica empleada para fundamentar la prueba de hechos relativa a todos estos nuevos elementos digitales.

Informatización de empresas y negocios

Las empresas han trasladado su centro de negocio al mundo virtual a fin de dotar de mayor presencia y alcance a su negocio gracias a la posibilidad de dirigirse a un mayor número de posibles consumidores. No sin razón se ha llegado a decir que las empresas que no tengan presencia en internet perderán competitividad de forma drámatica, abocando en muchos casos a su desaparición.

El peritaje informático de sistemas de información e infraestructuras digitales corporativas será algo rutinario en unos años.

Redes sociales y privacidad

Redes sociales y privacidad

Las redes sociales han configurado un auténtico mundo virtual en el que confluyen miles de personas que comparten intereses, ideas y proyectos, pero también insultos, odios, frustraciones y reproches.  En pocos años han proliferado una infinidad de redes sociales dedicadas a distintos ámbitos, desde el intercambio general de información, como Facebook, hasta información corporativa y laboral, como Linkedin, e incluso a la búsqueda de pareja como Badoo, Meetic o eDarling.

Estas redes sociales, cada vez más utilizadas, han supuesto una cesión de información personal que tradicionalmente quedaba en la más estricta intimidad. Los datos publicados en estas redes sociales, ya sea información laboral, ya sea de meros gustos u opiniones, está suponiendo una suerte de control virtual ejercido por las empresas que las gestionan. Esta utilización de los datos no está regulada con el rigor y amplitud necesarios. La normativa en materia de protección de datos personales es claramente insuficiente.

Por otro lado, la monitorización constante de nuestra actividad en la red a través de diversos mecanismos, como las cookies, ofrecen una información muy valiosa a la hora de determinar los hábitos de consumo de una persona. Esta información tiene un considerable valor comercial, pues permite a las empresas dirigir una publicidad a medida del consumidor a partir de las búsquedas realizadas desde su navegador web. Este hecho ha supuesto el surgimiento del llamado “big data”, o procesamiento masivo de datos procedentes de los datos de millones de usuarios, buscando el mayor grado de especialización en la prestación de servicios.

Así pues, el perito informático abordará cada vez más los comportamientos en redes sociales y la vulneración de las normas de protección de datos personales.

Comunicaciones electrónicas masivas

Gracias al correo electrónico, y especialmente a Apps de mensajería instantánea como Whatsapp o Telegram, la comunicación entre personas se ha vuelto instantánea, salvando las distancias geográficas que tradicionalmente tenían que recorrer cartas y telegramas hasta hace no mucho tiempo.

Estas nuevas formas de comunicación han desplazado a las tradicionales en sectores donde estaban totalmente asentadas. Incluso se usan a la hora de realizar comunicaciones importantes o sensibles entre personas, empresas y gobiernos en detrimento del teléfono, fax, telégrafo, e incluso del propio correo electrónico

La prueba de hechos basada en comunicación entre personas será cada vez más digital, por lo que aumentarán los peritajes informáticos de correos electrónicos y los peritajes de Whatsapp.

Relaciones laborales en la Era Digital

Como no, la Revolución Digital ha alcanzado también el ámbito laboral. La prestación laboral se desarrolla en muchas ocasiones en entornos digitales, ya sea a través del tratamiento de la información digital mediante sistemas de información complejos, o mediante aplicaciones móviles y páginas web. Esta actividad genera huellas digitales que pueden ser utilizadas por los empresarios para probar determinadas conductas infractoras en el ámbito laboral, como por ejemplo, casos de competencia desleal, utilización de información confidencial, uso indebido o abusivo de los medios puestos a disposición del trabajador, etc…

En este nuevo panorama laboral, el empresario dispone también de nuevos medios para vigilar y controlar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones. Los avances informáticos permiten un control remoto de la prestación laboral a través de, por ejemplo, programas espía de monitoreo. De igual manera, los modernos sistemas de video vigilancia permiten observar de forma constante e ininterrumpida la actividad desarrollada en el centro de trabajo.

Derivado de lo anterior, surgen numerosos interrogantes acerca de los límites de las medidas de vigilancia del empresario. Estas medidas entran en conflicto con en el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones del trabajador.

Así pues, la prueba de hechos en conflictos laborales será cada vez más digital, y deberá fundamentarse en un peritaje informático.

Ciberdelincuencia

Aparición de la ciberdelincuencia

La ciberdelincuencia se ha convertido ya en un problema de primer orden mundial. Se estima que, sólo en España, el número de ciberdelitos supera ampliamente los 100.000 al año, ocasionando pérdidas mil millonarias. Otra alarmante estadística es que al menos dos de cada tres correos electrónicos que se remiten en el mundo, son Spam. Su único propósito es extorsionar a su receptor para obtener dinero o información.

Los avances en informática han abierto todo un abanico de posibilidades a los delincuentes. Algunas formas tradicionales de delincuencia, como por ejemplo la estafa, están encontrando nuevos vectores para poder defraudar a un colectivo ingente de víctimas a escala global. De igual manera, las injurias, amenazas o delitos contra la intimidad han encontrado nuevas formas delictivas. Todo gracias a la utilización masiva de las aplicaciones de mensajería o los dispositivos de grabación de los teléfonos móviles.

Por otro lado han surgido nuevas formas de delincuencia asociadas al uso de Internet, como los delitos de pornografía infantil, la difusión de contenidos que vulneran la propiedad intelectual e industrial, o el delito de captación y adoctrinamiento terrorista.

La prueba de hechos de actividades cibercriminales deberá ser demostrada por un peritaje informático, no exento de dificultad y complejidad, tanto técnica como legal.

¿Tiene futuro ser perito informático?

En vista de todo lo anterior, labor del perito informático se encuentra muy condicionada por la inseguridad jurídica alrededor de la valoración de pruebas digitales por los tribunales de justicia. Todavía se encuentra en pleno desarrollo en España. La admisión a trámite en juicios de pruebas informáticas es relativamente reciente. La poca jurisprudencia existente y la escasez de regulación alrededor de la prueba digital supone todo un reto para el Derecho y para el sistema judicial español.

En España existe mucha más oferta de periciales informáticas que demanda. ¿Por qué? Por el intrusismo profesional sustentado en la picaresca y en la inseguridad jurídica existente alrededor de la profesión de ingeniero técnico en informática en España.

Este asunto merece un artículo aparte, por su extensión. Basta señalar que, en la práctica, muchos de los peritos en el ámbito de la informática provienen de otras carreras, o ni siquiera tienen titulación universitaria. Por ello no podrán ejercer nunca en calidad de perito informático titulares u oficiales. Tampoco en aquellas regiones con obligatoriedad de colegiación por Ley, al no poder formar parte de un Colegio Profesional.

Estos entendidos en la materia pueden realizar investigaciones forenses, pero no podrán presentar los informes ante un juez en calidad de perito informático. Engañar a un juez haciéndose pasar por perito informático siendo sólo entendido puede constituir delito de estafa procesal, además de incurrir en delito por intrusismo profesional, con penas de prisión, y provocar la nulidad del procedimiento en el que intervinieron.

Cada vez está siendo más frecuente que los entendidos en la materia actúen como ayudantes del perito informático colegiado, realizando únicamente la intervención y preservación forense de las pruebas digitales bajo supervisión. Suelen ser profesionales freelance que realizan el trabajo por su cuenta, y luego se lo entregan a los peritos informáticos titulares. Éstos son los que realmente analizan las pruebas obtenidas, redactan informe pericial informático y lo presentan ante tribunal en la correspondiente vista oral.

¿Cuánto cobra un perito informático?

Cuánto ganan los peritos judiciales informáticos

Un perito informático puede llegar a cobrar más de 40.000€ netos/año, muy por encima de la media en el sector TIC español. Esta cantidad varía en función de si el perito informático ejerce la actividad a tiempo completo o como complemento de su actividad profesional ordinaria.

Cabe decir que la figura del perito informático es escasa en España, abundando sin embargo personas que, careciendo de titulación oficial y de los mínimos conocimientos, se aventuran en esta disciplina atraídos por los elevados sueldos y la falta de controles, causando un perjuicio enorme tanto a los auténticos profesionales como a la propia seguridad jurídica de la ciudadanía y al funcionamiento de la Justicia, a los que afectan negativamente con sus actos de manera directa.

Precio de un peritaje informático

Las tarifas de un perito informático profesional pueden variar en función de diversos factores: complejidad del caso y de las pruebas a analizar, reuniones, desplazamientos, responsabilidad civil a asumir, etc. Lo habitual es que un profesional titulado titulado no cobre menos de 500 euros por peritaje informático.

Por otro lado, en los últimos tiempos ha surgido la “solución” de los peritajes informáticos low cost, prestados por gabinetes periciales generalistas. Muchos cuidado con este tipo de gabinetes, ya que en la mayoría de ocasiones ni siquiera comprueban que estos «ayudantes» estén titulados. Además, el bajo precio del servicio, unido al porcentaje que se lleva el gabinete, hace que estos trabajos dejen muchísimo que desear.

Recomendaciones para convertirse en perito informático

Si eres profesional titulado en ingeniería informática y tienes inquietud por convertirte en perito informático, te recomiendo:

  1. Colégiate, si o si. Además de ser un requisito legal para ejercer la actividad, tendrás acceso directo a otros profesionales de la pericial informática. También a programas específicos de formación promovidos por los colegios profesionales del ámbito informático.
  2. Planifica, actúa, evalúa y vuelve a planificar. Esto es indispensable tanto en tu desempeño profesional como perito informático como a la dirección y gestión de tu propio despacho profesional.
  3. Rodéate de los mejores, tanto de peritos como de abogados, procuradores o magistrados. Se aprende mucho del intercambio de impresiones con otros profesionales.
  4. No pares de formarte a lo largo de toda tu carrera profesional, no sólo en la práctica forense.

Dentro de la profesión de ingeniero en informática, la modalidad de ejercicio como perito informático es sin duda una opción de futuro.

Otra información de interés: