Peritos informáticos colegiados – Tel: 950923905 – Mail: informacion@indalics.com – Atención al público: 09:00h – 14:00h / 16:00h – 20:00h
Peritos informáticos colegiados – Tel: 950923905 – Mail: informacion@indalics.com – Atención al público: 09:00h – 14:00h / 16:00h – 20:00h

Coronavirus: Cómo preservar pruebas digitales válidas para denunciar

Prueba digital coronavirus

La reciente pandemia de coronavirus está provocando multitud de situaciones denunciables ante los tribunales de justicia. En este artículo les ilustraré sobre cómo generar pruebas digitales que sostengan la acusación, así como su preservación y presentación para que puedan desplegar pleno valor probatorio.

¿Podemos denunciar negligencias cometidas durante la crisis del coronavirus?

La respuesta es sí. Pese a la declaración del Estado de Alarma en España, el marco legal sigue plenamente vigente, aún cuando ciertos derechos constitucionales hayan podido verse restringidos, que no suprimidos. Se están dando muchas situaciones en las que las Autoridades no están actuando de acuerdo a ese marco legal, generando situaciones de merma considerable de derechos y riesgos para la salud, en especial de los profesionales sanitarios. Pese a que las Administraciones puedan intentar escudarse tras el concepto de fuerza mayor, esto es, hechos inevitables e imprevisibles, muchas de las situaciones reclamables pueden no entrar en esa clasificación, debiéndose determinar por los letrados caso por caso.

Estas son algunas de las situaciones denunciables en el marco de la crisis del coronavirus:

Ancianos abandonados en residencias

Podrá reclamarse el fallecimiento de todos los ancianos en peligro manifiesto y grave, y serán responsables de sus muertes quien no les hayan socorrido e incluso quienes no avisaran a terceros para socorrerles. Los cargos a los que se pueden enfrentar son: omisión del deber de socorro, lesiones e incluso homicidio imprudente, y en su caso una indemnización por daños y perjuicios.

Víctimas de errores y negligencias

Personas incorrectamente atendidas, o bien porque no se les ha tratado adecuadamente, o porque se les ha dado de alta antes de tiempo, o porque el tratamiento no era el indicado, o porque se retrasó una intervención que era urgente. También quien, por culpa de la crisis del coronavirus, no reciba la atención adecuada y sufra una evolución negativa de su enfermedad.

Responsabilidad patrimonial de la Administración

Tanto el Gobierno central como los distintos servicios de salud de las autonomías deberán responder cuando haya personas que hayan sufrido la falta de iniciativa del Ministerio de Sanidad y de las Consejerías de Sanidad, ya que mucho antes de desbordarse la situación en España, la OMS nos había advertido de la necesidad urgente de comprar material de protección y medicamentos, pero los responsables hicieron caso omiso y decidieron esperar a ver qué pasaba.

Trabajadores sin protección frente al coronavirus

Trabajadores, militares y funcionarios, en especial los profesionales sanitarios o los abogados del turno de oficio, podrán reclamar cualquier vulneración de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, tanto debido a la ausencia como a las deficientes medidas organizativas y de protección frente al coronavirus, colectivas e individuales.

Coronavirus como causa de accidente laboral

Reclamaciones frente a la Seguridad Social del reconocimiento como accidente de trabajo de la enfermedad si se ha podido contraer el coronavirus durante la prestación de su labor por parte de trabajadores, funcionarios y militares con exposición al virus. Nuevamente estamos ante un supuesto de especial incidencia para personal sanitario y abogados del turno de oficio.

Denegación de bajas laborales

También será reclamable la denegación de la baja laboral a personas con factores de riesgo frente al coronavirus y que hayan resultado perjudicados a consecuencia de dicha denegación.

Reclamaciones contra las funerarias

Podrán ejercerse acciones contra la empresas funerarias por incumplimiento contractual y por mala prestación de sus servicios, por errores tales como la identificación de los fallecidos por coronavirus, los retrasos indebidos para la realización de las prestaciones contratadas y los abusos en el cobro de servicios funerarios.

Reclamaciones por falta de información

También será reclamable, por último, la carencia de información a los pacientes o a sus familiares acerca de los diagnósticos, tratamientos alternativos y posibles riesgos de los contagiados por coronavirus.

Injurias, calumnias, odio y derecho al honor y a la propia imagen

En estos momentos de confinamiento obligado por la declaración de Estado de Alarma, ha aumentado exponencialmente el uso de las redes sociales para criticar, con mayor o menor fortuna, la actuación de las autoridades, pero también para dejar correr la bilis en cada tecla, injuriando y calumniando, cuando no mostrando altas dosis de odio, en el uso de las redes en relación a la crisis del coronavirus. Así mismo, aumenta el uso indiscriminado de material multimedia perteneciente a terceros para, mediante su manipulación, atentar contra su honorabilidad e imagen pública. Obviamente también serán reclamables ante la justicia estos ilícitos penales, ya de por sí cada vez más habituales.

denuncias judiciales negligencia coronavirus

¿Podemos usar pruebas digitales en denuncias vinculadas al coronavirus?

En efecto, podemos usar pruebas digitales en denuncias vinculadas al coronavirus. El uso de las nuevas tecnologías es amplio por parte de la población, más si cabe en estos momentos de confinamiento derivado de la declaración de Estado de Alarma. Prácticamente la totalidad de la ciudadanía dispone de un smartphone con conexión a internet o un ordenador en sus domicilios. Estos dispositivos electrónicos pueden ser ampliamente utilizados para recabar material probatorio, en forma de pruebas digitales, al objeto de reclamar responsabilidades ante la Justicia.

Si la prueba es la activad de acreditación de la realidad de un hecho afirmado por las partes y que resulta relevante para el objeto del proceso judicial, una prueba digital es toda aquella información digital con valor probatorio. Ahondando en la definición hay que tener muy presente:

  • Se refiere a cualquier clase de información digital.
  • La información ha debido ser producida, almacenada o transmitida por medios digitales.
  • Tiene que ser susceptible de tener el efecto de acreditar hechos en un proceso judicial.
  • Se trata de una categoría de prueba tecnológica

La información digital se encuentra almacenada en formato binario, a través de un sistema que transforma impulsos eléctricos o fotosensibles  y, por cuya descomposición y recomposición informática grabada en un formato electrónico, genera y almacena la información. Así mismo, hay que diferenciar entre lo almacenado y lo exteriorizado, que es fruto de la transformación de la información digital almacenada, mediante procesos informáticos, a un formato inteligible por el ser humano. Un ejemplo de lo afirmado lo constituye la representación escrita de un correo electrónico, frente al fichero informático codificado que constituye el propio correo electrónico. Es fundamental tener claro este concepto.

Esta información en formato digital es producida, almacenada o transmitida mediante dispositivos o instrumentos digitales. De esta forma, podemos definir el dispositivo digital como todo sistema o dispositivo informático, incluyendo sistemas de almacenamiento y transmisión de la información por medios digitales. Hay que tener en cuenta que todo dispositivo digital es, a su vez, electrónico, pero que no todo dispositivo electrónico, es digital.

perito informatico pedro de la torreTE PUEDE INTERESAR

Pedro De La Torre Rodríguez es un perito informático de reconocido prestigio, titular del despacho profesional Indalics Peritos Informáticos. Está especializado en defensa penal y contraperitaje. Actualmente dirige el Máster de Informática Forense y Peritaje Informático Judicial en la Universidad Católica de Murcia (UCAM).

Leer más

¿Cómo puedo conseguir que se admita una prueba digital?

La admisión y práctica de la prueba digital  no constituye un algo mágico ni arbitrario, sino que responde a un régimen jurídico que requiere, en ausencia de normativa legal adecuada, de un esfuerzo de aproximación de los conceptos procesales a la realidad tecnológica habitual en la sociedad de la información, en muchos aspectos, aún en proceso de construcción. Ésta es otra de las tareas fundamentales del perito informático.

La cadena de custodia es el procedimiento, oportunamente documentado, que permite constatar la identidad, autenticidad e integridad de una prueba digital indiciaria o demostrativa de un hecho relevante para el proceso judicial, desde que es encontrada e intervenida hasta que se aportan al proceso adquiriendo capacidad probatoria.

Uno de los principales problemas al tratar con pruebas digitales es el de garantizar la cadena de custodia de los elementos de prueba, de tal manera que quede garantizado indubitadamente que la información trasladada al tribunal es íntegra y original. Las dudas que pueda tener el juez respecto de estos dos requisitos serán determinantes para la denegación de la eficacia probatoria de los elementos aportados.

prueba digital

¿Cómo aportar con garantías una prueba digital a un proceso judicial por coronavirus?

Es de vital importancia demostrar las circunstancias en las que una prueba digital  fue obtenida. Se deben solventar 4 aspectos:

  • Acreditación del origen y existencia de los datos. Ésta se puede hacer mediante fotografías, grabación de vídeo, participación de testigos y/o el concurso de un fedatario público o tercero de confianza que den fe sobre el particular.
  • La licitud de la obtención de los datos, es decir, su obtención sin vulnerar derechos fundamentales ni normativa de aplicación sobre el particular.
  • La no alteración de los datos, y pérdida de información relevante, en el momento de acceder a su origen o continente, por su propia naturaleza o por un descuido negligente.

Para poder aportar la prueba digital al proceso judicial por coronarivus se deben realizar dos operaciones. La primera consiste en el volcado o clonado de datos consistente en la realización de una copia espejo, bit a bit, de la información digital original. En cuanto se ha realizado el volcado de los datos se procede a obtener la firma hash de los ficheros electrónicos aprehendidos. Dicha firma hash es una función basada en un algoritmo resumen de los bits que componen el fichero, cuya aplicación práctica es la de afirmar que dicho fichero no ha sido alterado con posterioridad. Al cambiar un solo bit del fichero digital, la firma hash cambia. Si la firma Hash de dos ficheros coincide, significa que ambos son plenamente coincidentes.

Recomendaciones sobre prueba digital coronavirus

¿Cómo obtener y preservar pruebas digitales para reclamaciones por coronavirus?

De cara a probar hechos y circunstancias en procesos judiciales vinculados a la crisis del coronavirus, los elementos de prueba digital más habituales serán:

  • Vídeo digital, normalmente grabado mediante un teléfono móvil
  • Fotografías digitales, normalmente realizadas mediante teléfono móvil.
  • Grabaciones de audio digital, ya sean conversaciones telefónicas o conversaciones presenciales en las que tomemos parte.
  • Documentos digitales elaborados por Autoridades o por empresas y profesionales prestatarios de algún servicio.

Vídeos, fotografías y grabaciones se utilizan normalmente para aportar mayor credibilidad a testimonios sobre determinados hechos que puedan darse en el proceso judicial. También se usan para refutar, por falsos, algunos de esos testimonios. Los documentos digitales se usan para acreditar desde normas y procedimientos, hasta condiciones de prestación de servicios o certificaciones emitidas por alguna entidad o profesional sobre algún hecho o circunstancia.

De cara a no destruir el valor probatorio de las pruebas digitales que puedan recopilar, les recomiendo:

  1. Jamás publique ninguno de dichos elementos en redes sociales, ya que puede afectar a derechos de terceros sin quererlo y verse a su vez inmerso en un proceso judicial con usted, además de que pueda darse la prueba digital por ilícita.
  2. Si las pruebas digitales se toman desde un teléfono móvil, jamás borre el fichero original. Un error muy común es el de copiar los ficheros a un ordenador y borrar el fichero del móvil, pudiendo eliminar metadatos fundamentales para demostrar el origen y autenticidad del elemento.
  3. Una vez obtenga los ficheros electrónicos, proceda lo antes posible a almacenar una copia en un servicio de almacenamiento en la nube, como Drive o Dropbox. Con ello podrá acreditar fácilmente que con posterioridad a la fecha de subida de los ficheros estos no han podido ser manipulados.
  4. Contacte con un perito informático tanto para asesorar a su letrado en las complejidades de la prueba digital como para, de ser necesario, elaborar un dictamen pericial informático bien para certificar las pruebas que aporte, bien para desvirtuar las pruebas aportadas en su contra. Un perito informático, capaz de explicar la casuística alrededor de la prueba digital en su declaración ante el tribunal de forma eficaz, puede marcar la diferencia.
  5. En caso de publicaciones en redes sociales, contacte de forma inmediata con un perito informático para peritar la publicación e intervenir las correspondientes pruebas digitales, ya que una publicación en redes puede ser eliminada en cualquier momento, desapareciendo con ella toda prueba.
  6. En caso de realizar grabaciones de vídeo, audio o toma de fotografías digitales, intente en lo posible no involucrar a terceros, y en caso de que ello no sea posible, señale esta circunstancia en el momento de aportar la prueba digital.
  7. Caso de aportar documentos ofimáticos, aporte siempre el fichero electrónico junto a la impresión en papel del mismo. No caiga en el error, muy común, de aportar únicamente la impresión, porque la prueba será fácilmente impugnada y carecerá de valor probatorio.
  8. Asesórese con un letrado especializado antes de realizar ninguna actuación con vinculaciones jurídicas. No es raro que quien pretendía denunciar termine a su vez encausado por abordar estos procedimientos con desconocimiento o torpeza.

colaboramos con despachos de abogadosTE PUEDE INTERESAR

Indalics Peritos Informáticos colabora estrechamente con numerosos despachos de abogados con el fin de prestar una asistencia jurídica y técnica conjunta, muy especializada y personalizada. La estrecha colaboración entre perito informático y abogado pondrá el éxito a su alcance.

Leer más

¿Qué inconvenientes tienen las pruebas digitales para probar hechos?

Frente a los elementos de prueba tradicionales, la prueba digital presenta los siguientes inconvenientes de cara a obtener valor probatorio. Téngalos en cuenta o pueden truncar sus pretensiones en un proceso judicial vinculado a la crisis del coronavirus:

  • Falta o escasez de regulación propia y sistemática en el ordenamiento jurídico español.
  • Escasa jurisprudencia al respecto.
  • Materia desconocida en el ámbito jurisdiccional y muy técnica, en la que no existen muchos expertos.
  • Exige conocimientos muy específicos.
  • Dificultad de presentar al tribunal de forma comprensible.
  • Mayor dificultad de que una prueba digital sea aceptada como prueba por un tribunal, dado que éstos exigen mayores garantías que con otras pruebas, fruto de su desconocimiento y de las características especialmente complejas inherentes a este tipo de elementos.
  • Falta de infraestructura técnica en las dependencias judiciales para reproducir los distintos soportes en los que se encuentra almacenada la evidencia.
  • Alto coste económico de examinar e interpretar la información contenida en una prueba digital.
  • Dificultad para conocer cómo se procesan los datos y cómo se interpretan las leyes procesales específicas.
  • Dificultad para probar indubitadamente la autenticidad, integridad, fiabilidad y origen de la prueba digital.
  • Volatilidad de los datos y facilidad de manipulación.
  • Dificultad para aprehender, conservar y almacenar correctamente una prueba digital para que pueda ser aportada al proceso judicial con plenas garantías.
  • Dificultad para establecer el valor jurídico de la prueba digital.

Por todo ello no se confíe, ya que aunque para usted pueda parecer sencillo hacer una fotografía con un móvil y aportarla como prueba a un juicio, si no se hace con las debidas garantías procesales, muy específicas y complejas cuando se trata de pruebas digitales, puede no ser admitida como prueba, dando al traste con todas sus pretensiones.

Mi recomendación es que se ponga en manos de un letrado desde el primer momento y que éste a su vez esté asesorado por un perito informático competente.

Cuente con un perito informático versado en la casuística

Vista la continua colisión entre los derechos fundamentales de los trabajadores y el derecho de los empresarios a implantar medidas de control y supervisión de la actividad, y al peso de las circunstancias de cada caso concreto, le recomendamos que cuente siempre con un perito informático versado en la casuística de intervención de pruebas digitales en el ámbito laboral, tanto para la realización técnica de la intervención de la forma menos invasiva posible, como para proteger los derechos fundamentales de sus trabajadores, posibilitando la obtención de forma lícita la prueba digital en el proceso laboral ante un posible conflicto, evitando incurrir en responsabilidades penales en el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.